SAN LUCAS, Mich., 2 de Febrero de 2016.- Una multitud de católicos, acudió desde las primeras horas a la explanada del Cristo Rey, a recibir la bendición por el monseñor Maximino Martínez Miranda, acompañado por los sacerdotes, seminaristas, misioneras, hermanas catecistas, monjas franciscanas y las 15 congregaciones, pertenecientes a la Diócesis de Ciudad Altamirano, con motivo del día de la Candelaria.

El monseñor,  destacó durante su mensaje que en este año de la misericordia, deseo que sea un año muy especial y “juntos podamos caminar hacia la casa de Dios”, pidió hacer oracion por la intención del papa Francisco que a diez días visitará a Mexico, y viene Cristo a nuestro corazon a traves del papa.

Recordó cuando el Niño Jesús fue presentado en el templo por sus padres según la costumbre; la celebración se realiza 40 días después de Navidad, con esta celebridad se marca el final del periodo navideño.

En intermedio de la eucaristía, el obispo Maximino Martínez bendice todos los objetos religiosos recordando a Jesús. Acompañado por los sacerdotes, recorrieron los pasillos para consagrar las imágenes y veladoras que llevaron los peregrinos.

“Caminemos como hermanos y con María la luz encontramos”. Con ésta oración culminó la eucaristía.

Los católicos hicieron el levantamiento del Niño Jesús, y la imagen fue llevado al templo para que sea bendecida, así como levantar todas las representaciones que anteriormente se haya adornado para el nacimiento y posteriormente guardarlas hasta el próximo año.

Los padrinos ofrecen los tradicionales tamales y atoles, alimentos que en aquellos tiempos las personas adquirían para ofrecerlos a sus amigos y vecinos, durante la celebración del Día de la Candelaria.