COAHUAYANA, Mich., 14 de mayo de 2013.- Verónica Bedolla, asesora legal de la Comunidad Indígena de San Miguel de Aquila, en declaración hecha al corresponsal en la costa / sierra nahua y trasmitida en vivo en el informativo Noticias en el Blanco de Radiorama Colima, dio a conocer que “estamos en espera de realizar pláticas con la empresa, aprovecho tu medio para ser claro, que nosotros no estamos en contra de pláticas o de tener algún acercamiento con la empresa minera, porque por lo que veo solo hay un mal entendido”.

 

Entrevistada vía telefónica desde la ciudad de México donde se encontraba, la licenciada Bedolla explicó que: “la situación es que los árboles están siendo derribados de manera arbitraria por la empresa transnacional, y los comuneros en asamblea del domingo decidieron ir a defender los árboles, entonces incursionaron a los límites de la ocupación temporal, para proteger al derribo de los árboles, entonces la empresa en protesta, de manera voluntaria paró el acarreo, sin que, aclaro, tenga responsabilidad de ninguna índole la comunidad indígena, la comunidad indígena de hecho está en el límite de la ocupación y no interfiere para nada en la actividad minera”.

 

Además, aprovechó para manifestar que “los comuneros tienen una clara inconformidad respecto al pago de las regalías, puesto que el comisariado de bienes comunales no ha recibido el pago durante tres meses, y esto pues es un incumplimiento total al convenio que se tiene firmado desde el 2012 con la empresa”.

 

Cuestionada sobre las denuncias de irrupciones subrepticias a la mina de Aquila por parte de comuneros indígenas, la asesora legal negó tal cosa, y manifestó: “no, los lotes mineros están separados donde ya tienen ellos trabajos de exploración y explotación, no hay ninguna interrupción por parte de los comuneros, ellos tienen libre acceso, de manera que desconozco el motivo por el cual pararon la trituradora y la actividad del acarreo”.

 

Al insistírsele en que la empresa Ternium responsabiliza a los indígenas que ingresan sin permiso a la mina, de activar el protocolo de seguridad que detiene la operatividad total del centro de trabajo, Verónica Bedolla dijo que “no, no, en realidad el protocolo de seguridad de la empresa, nosotros hemos sido respetuosos de este protocolo, y dentro del interior, donde se explota la mina, donde está la ocupación temporal y donde se explota la mina hay dos pueblos, que La Vainilla, El Chafre, La Abuela, y la gente entra de manera constante, continua, a pie y en camioneta, entonces, yo no creo que sea justificado el hecho de que dicen que incursionan compañeros comuneros, porque los compañeros comuneros incursionan por la parte de arriba, por donde hay otros caminos, allá por La Estanzuela, y nada más están cuidando que no se derriben los árboles que aún sobreviven dentro de la ocupación temporal, y pues es un legítimo derecho de ellos defender los bienes comunales, además nosotros tenemos un juicio de amparo donde se nos concede la suspensión de plano para que no haya más devastación ecológica”.

 

Y agregó: “estamos en espera de realizar pláticas con la empresa, aprovecho tu medio para ser claro, que nosotros no estamos en contra de pláticas o de tener algún acercamiento con la empresa minera, porque por lo que veo solo hay un mal entendido”.

 

Consultada sobre si la Comunidad Indígena de San Miguel de Aquila se opone a que se trabaje el cuerpo NW de la mina de Ternium, expresó: “pues ya ve que tengo poco antecedente del cuerpo NW, no sé su ubicación exacta, sería muy deliberado de mi parte hacer una declaración, porque no ubico físicamente el lote que ellos están reclamando a la explotación. Yo tengo un plano con sus ochos lotes autorizados por la Dirección de Minas, y que son varios cuerpos, y esos cuerpos pues están siendo explotados sin ninguna dificultad, y me baso en lo que yo tengo, aclaro, Angel, no, no nos estamos oponiendo para nada, y no podemos oponernos, nada más hay que ponernos de acuerdo, a cual cuerpo se refieren”.

 

Interrogada sobre los señalamientos de que comuneros indígenas han amenazado a personal de la mina de Aquila y han forzado a retirar maquinaria del cuerpo NW donde se realizan trabajos previos a la explotación del mineral de hierro, la asesora legal de la comunidad respondió: “no, mira, los comuneros son pacíficos, y está el consejo de vigilancia haciéndoles la aclaración de que no pueden seguir derribando árboles, que el agua que sustenta no solamente al poblado de Aquila y sus anexos, sino a otras poblaciones cercanas como son Maquilí… bueno, son muchos los poblados que tienen beneficio con el agua, y finalmente pues se está agotando, se está devastando, y la inconformidad de la comunidad pues va relacionado a eso, a una explicación y que acciones son las que se pretenden hacer para mermar este impacto ecológico, y es una acción legítima”.

 

Finalmente a pregunta expresa de si los comuneros estaban dispuestos a tener un dialogo con la empresa minera Ternium, respondió textualmente: “claro, sí, sí, sí, no cabe duda ahí”, y dio a conocer que hicieron una petición formal ante el procurador agrario para poder encontrar una cita, un punto de acuerdo donde medié también el Gobierno del Estado de Michoacán.

 

A todo esto, la posición pública de la empresa Las Encinas S.A. de C.V., filial de la minera Ternium, ha sido la carta dirigida a la Comunidad Indígena de San Miguel de Aquila, en la que informó oficialmente el haber iniciado los trabajos de preparación para la explotación del mineral de hierro que se encuentra en la zona NW, dentro del lote minero Aquila Uno de Las Encinas y dentro de la ocupación temporal.

 

En la misiva, la empresa minera puntualiza que la explotación de ese mineral está de acuerdo a la ley, los permisos ambientales y los contratos de ocupación que fueron refrendados el 19 de marzo de 2012 al acordar el convenio de regalías.

 

También da a conocer que el mineral que se extraiga del cuerpo NW, que es parte de la mina Aquila, pagará regalías de acuerdo al convenio de regalías firmado hace poco más de un año.