ZITÁCUARO, Mich., 21 de junio de 2013.- La Canaco de Zitácuaro no busca privilegios fiscales por parte del ayuntamiento, pero tampoco renunciará a derechos tributarios previstos en ordenamientos  federales,  en especial la Ley  de Coordinación Fiscal de 1979.

La declaración es de Raúl Coba Jalili,  presidente de dicha agrupación empresarial, al indicar que 50 afiliados recurrieron al Tribunal de Justicia Administrativa de Michoacán (TJAM) para dirimir un conflicto con las autoridades locales en relación con el refrendo de licencias municipales.

En entrevista sostenida en las oficinas de la Canaco-Zitácuaro en esta cabecera municipal, el titular esa cámara sostuvo que no hay ningún trasfondo político en la acción que emprendieron ante la negativa -sobre todo de la Tesorería local-  a atender sus inquietudes.

Si lo que se busca es incrementar la recaudación municipal,  que se haga pero respetando todos los ordenamientos en materia fiscal, tanto municipales como federales,  destacó.

Comentó que la negativa del ayuntamiento a conceder los refrendos tiene varios meses y que ello pone de manifiesto una desinformación  y desconocimiento del tema fiscal, sobre todo del titular de la Tesorería.

No vamos a politizar un tema estrictamente tributario, esperaremos los tiempos del juicio procesal que encabeza el TJAM y acataremos los resolutivos, abundó.

Acompañado por un par de directivos más de la Canaco local, Coba Jalili detalló que la mayoría de los demandantes son comerciantes de giros rojos en esta demarcación del oriente de Michoacán.

“Hay también algunos empresarios de giros blancos, como gasolineras y casas de empeño”,  comentó.

Asimismo,  relató que no fueron pocas las ocasiones en que buscaron un acuerdo con las autoridades municipales.

“No encontramos, sin embargo, disposición. Es más, en estos momentos a varios de los integrantes de la Canaco-Zitácuaro se les han entregado notificaciones para que refrenden cuanto antes sus licencias, ya que en caso contrario se harán acreedores a diversas sanciones”, subraya.

Por último, manifestó su esperanza de que la posición del gobierno municipal no inhiba o desestimule las actividades comerciales locales.