MORELIA, Mich., 17 de marzo de 2019.- Bajo el concepto de slow fashion, el foro Giraluna realizó este sábado un trueque de ropa y accesorios denominado Sácalo del clóset, con la intención de evitar el consumismo, que la ropa se convierta en algo desechable, y a su vez fomentar la economía solidaria.

“Así como hay slow food, este mismo concepto se traslada al mundo de la moda”, señaló Lucía Rodríguez, gerente del Giraluna en una entrevista para Quadratín, quien expuso que el capitalismo obliga a estar cambiando de ropa constantemente y eso lleva a un consumismo y además convierte la ropa en algo desechable.

La idea es revertir esto, hacer un intercambio para que esa ropa no deje de estar en uso, que le sirva a alguien más, “es como generar una red de economía solidaria donde se contribuye a no generar desperdicios” indicó.

Es la segunda edición del evento, la del año pasado tuvo mucho éxito explicó la gerente, hubo muy buena respuesta. Para esta ocasión a través de las redes sociales ha habido demasiada respuesta, las puertas se abrieron a partir de las 17 horas, a las 18 se realizó una plática sobre ‘slow fashion’ con los lineamientos del trueque, y el evento terminará, aunque se dijo que a las 21 horas, hasta que la gente quiera, una vez que se hayan agotado los intercambios.

La gente fue llegando con su ropa y la colocó sobre las secciones que ya estaban predeterminadas; hubo un área para pantalones, otra para vestidos, para chamarras, para calzado y para accesorios, entre otras. La idea fue mantener un orden para el intercambio de prendas y objetos de manera libre.

“Suelen atraer mucha ropa para todos, para que todos se lleven, no hace falta pelearse ni nada, justamente es lo contrario que deseamos dejar, que no sea como las tiendas de ropa como Zara u otras marcas”, expuso la gerente, quien manifestó la intención de hacer el evento anualmente incluso para cada cambio de temporada.

Cabe señalar que la ropa y accesorios que queden serán donados al Centro Externo Santa Fe, para el refugio de mujeres que han vivido violencia. 

Pasadas las 22 horas, unas 250 personas ya habían pasado por el lugar.