MORELIA, Mich., 24 de septiembre de 2021.- Estaba un poco nervioso, escondido detrás de su humana, mientras el personal de salud preparaba la inyección; sin embargo, fueron más la parafernalia y el miedo que la molestia que la aplicación de la vacuna contra la rabia le ocasionó al peludo, de talla mediana y enormes barbas platinadas.

Más de siete mil perros y gatos en Morelia han sido vacunados contra la rabia, también conocida como hidrofobia, durante la Jornada Nacional de Vacunación Antirrábica Canina y Felina 2021, y se espera alcanzar los 13 mil ejemplares inmunizados contra esta enfermedad, que suele ser mortal y es transmisible a los seres humanos, dio a conocer Iván Sánchez Villegas, médico veterinario adscrito a la Secretaría de Salud de Michoacán (SSM).

La campaña, que a nivel nacional se lleva a cabo del 19 al 25 de septiembre, mientras que en el estado se extenderá del 20 de septiembre al 3 de octubre, suma un avance por el 55 por ciento, por lo que la proyección es que se podrán concretar las metas establecidas para el municipio.

Para Michoacán se tiene un total de 507 mil 340 dosis que serán ministradas a igual número de perros y gatos.

Sánchez Villegas mencionó que se dispone de 12 módulos, instalados en sitios como la plaza de El Carmen, las colonias Eréndira, Santa Cruz, Tierra y Libertad, Obrera y Satélite, la avenida Torreón Nuevo y la tenencia Morelos, que laboran de lunes a domingo, de 08:00 a 13.30 horas, para atender a la población que acude a inmunizar a sus mascotas o, inclusive, a animales en situación de calle que habitan en las inmediaciones de sus domicilios.

“La rabia es una enfermedad mortal, que se transmite a las personas por la mordedura o rasguño de un animal infectado, como pueden ser los perros y los gatos, pero también especies silvestres; por eso es vital que la mayor cantidad posible de animales sean vacunados, para prevenir la transmisión, protegerlos y protegernos”, explicó Iván Sánchez.

Miedo mortal al agua

La rabia es considerada una zoonosis, enfermedad transmitida a los seres humanos a través de los animales, y ocasionada por Rhabdoviridae, que ataca al sistema nervioso central y se aloja en la saliva y otras secreciones de los infectados.

El período de incubación puede durar de cinco días a un año, con una media de 20 días, tras lo cual el paciente humano manifestará síntomas y signos inespecíficos, como dolor de cabeza, cansancio y pérdida del apetito.

La enfermedad avanzará hasta producir fiebre, excitación, euforia, confusión, mareos, agresividad y nerviosismo, que desembocarán en una encefalitis o inflamación del encéfalo, con una tasa de mortalidad cercana al 100 por ciento.

Entre los animales, suelen verse síntomas como fotofobia o extrema sensibilidad a la luz, agresividad, excitación y abundante salivación por una garganta muy inflamada, que hace que muchos ejemplares enfermos rechacen beber agua, síntoma que también se manifiesta en los seres humanos y que ha dado a la rabia uno de sus nombres populares, hidrofobia o miedo al agua.

De acuerdo con el especialista de la SSM, la muerte por rabia en humanos puede evitarse si tras la exposición al virus el afectado es sometido a un tratamiento riguroso para evitar el daño al sistema nervioso central, tratamiento que está disponible en el estado desde el sector salud; no obstante, éste sólo será efectivo si el tiempo transcurrido entre la exposición y su aplicación es reducido.

“Entre más pronto se inicia el tratamiento, más posibilidades existen de salvar la vida del paciente humano”, reiteró.

En el caso de los animales, Iván Sánchez mencionó que “no siempre nos damos cuenta de que nuestras mascotas han sido atacadas por animales silvestres, por lo que generalmente cuando vemos síntomas en ellos, ya es muy tarde y la tasa de mortalidad es muy elevada; eso hace que la vacunación sea esencial para evitar que mueran por rabia si son atacados y no lo detectamos de manera oportuna”.

Perros y gatos son los transmisores de rabia más conocidos, pero cualquier mamífero puede contagiar el virus; los más comunes son el murciélago, el zorro, el tlacuache, el armadillo y el gato montés.

¿Qué hacer ante un posible caso de rabia?

Sánchez Villegas manifestó que ante un posible caso de rabia en animales o personas el manejo adecuado y la rapidez de la intervención médica son fundamentales para reducir el riesgo de un desenlace mortal.

Si un animal doméstico muestra signos y síntomas de rabia, debe ser aislado del contacto con personas y otros animales, sin ser atacado, y los presentes tienen que requerir la asistencia de personal de la SSM o del Centro de Control Animal, ya que se precisa de un manejo muy específico para estos ejemplares, que, de ser portadores de rabia, pueden propagar la enfermedad con una mordida, un rasguño o por la penetración de sus secreciones a través de heridas en las personas.

Reiteró que, aunque es muy difícil prevenir la muerte de los animales ya infectados, su control es necesario para que no haya más casos, sean entre personas o los otros ejemplares.

El manejo especial y evitar maltratar al animal son necesarios también porque algunas enfermedades, como un catarro fuerte, pueden provocar síntomas que resulten similares a los de la rabia, sin que supongan riesgo para las personas y otros animales, pero esto debe ser definido por un especialista únicamente.

Michoacán, en control de la rabia doméstica

En los últimos 23 años la entidad no ha registrado casos de rabia en humanos, por el contagio por perros y gatos, aseveró Iván Sánchez.

Las jornadas de vacunación antirrábica son parte de las causas de este control, que permite salvar vidas humanas y animales de una muerte en condiciones dolorosas, expresó.

No hay una cifra de perros y gatos que habitan en Morelia o en Michoacán, y la estimación de metas para las jornadas de vacunación se hacen sobre los resultados de campañas previas, ya que hay una población de perros y gatos que son vacunados en el sector privado.

Además, muchos propietarios de mascotas no vacunan a sus ejemplares, en tanto que cada año se incrementa de forma significativa la población canina y felina por los nuevos nacimientos.

“Tomamos la cifra de jornadas pasadas y le aumentamos de 20 a 25 por ciento, para tratar de abarcar a los nuevos ejemplares, pero así como hay vecinos que cuando ven a las brigadas cerca de sus casas les llevan a perros y gatos callejeros que agarran, también hay dueños irresponsables que no atienden a sus mascotas y las exponen y se exponen a las enfermedades como la rabia”, lamentó.

De acuerdo con el Boletín Epidemiológico, de la Secretaría de Salud federal (SSa), al corte de la semana epidemiológica 36, que culminó el pasado 11 de septiembre, en la entidad no se registraron casos de rabia transmitida por perros.

El parte especifica que al mismo lapso de 2020 Michoacán se encontraba libre de rabia transmitida a humanos por perros, al igual que el resto del país.

Por otra parte, Iván Sánchez indicó que hace alrededor de seis años se reportó el último caso conocido en la entidad de rabia transmitida a humanos por animales salvajes, en este caso, un murciélago.

Insistió en que la vacunación antirrábica, ofrecida de manera gratuita por la SSM, salva las vidas de los animales domésticos y de las personas que están en contacto con ellos, además de ser factor para mantener al estado en control de esta enfermedad.

“Nosotros llamamos a la gente a que traiga a sus animalitos a vacunar, lo hacemos con todo el amor y toda la alegría, porque queremos un Michoacán sin rabia, con personas responsables y mascotas sanas”, concluyó el médico veterinario.

En tanto, el peludo de talla mediana y enormes barbas platinadas ha recibido su vacuna contra la rabia, fue más la ansiedad por la espera, ya que al ser inyectado únicamente miró con recelo la mano del trabajador de salud, para olvidarse de inmediato de él.

Y alejarse, acompañado por su humana, moviendo alegremente su cola y arrastrando sus barbas platinadas por la plaza de El Carmen.