MORELIA, Mich., 3 de abril de 2020.- Bares, antros y similares en Morelia suspenderán sus actividades por el período del 3 al 30 de abril, para buscar reducir el riesgo de propagación del coronavirus (Covid 19), dio a conocer el ayuntamiento de Morelia.

A través de una circular, la Secretaría del Ayuntamiento, encabezada por Humberto Arróniz Reyes, indicó que la suspensión de actividades de giros con impacto social y vecinal, así como de espacios públicos calificados como no esenciales, será obligada hasta el término de la contingencia sanitaria decretada por el Covid 19.

La medida afectará “establecimientos públicos y privados considerados de impacto vecinal y zonal, como salones de fiestas, salas de cine, teatros, bares, clubes privados, casinos, centros nocturnos, discotecas, antros y sus variables.

Además, “establecimientos mercantiles de bajo impacto, tales como baños públicos y de vapor, gimnasios, deportivos, museos, zoológicos, centros de diversión de juegos electrónicos y/o de video, mecánicos y electromecánicos, boliches y billares, y centros educativos en todos los niveles”.

Parques, bosques, museos, teatros, balnearios y plazas comerciales o públicas también deberán cesar en lo inmediato sus operaciones en el período citado, agregó el documento.

Otras acciones que se incluyen en la restricción son la suspensión sino y no emisión de licencias para la realización de eventos sociales, culturales, religiosos o institucionales en espacios públicos, salones de fiestas y lugares cuya concesión y permiso dependan del ayuntamiento capitalino; los actos cívicos, ferias patronales, municipales y encuentros regionales, así como el servicio en el sitio para el caso de negocios con venta de alimentos, que “deberán limitarse a que estos sean sólo para llevar”.

Autoridades estatales y municipales  impondrán “medidas cautelares y de seguridad, además de las sanciones que correspondan”, ante el incumplimiento de estas indicaciones.

Cabe recordar que con anterioridad el municipio recomendó a estos giros comerciales la reducción de su aforo habitual, por hasta un 50 por ciento, si bien algunos negocios, por determinación propia, optaron por el cierre total temporal durante la contingencia sanitaria.

Previamente, el gobierno federal declaró la emergencia sanitaria por causa de fuerza mayor, con lo que se suspendieron las actividades no esenciales para el funcionamiento de los servicios públicos y el mantenimiento mínimo de la economía.