MORELIA, Mich., 17 de mayo de 2021.- La fumigación para reducir la presencia de moscos sólo se realiza en los casos de las colonias que acceden a sumarse a una estrategia de capacitación para no sólo atacar al insecto en su fase adulta, sino también en sus estadíos de huevo y larva, señaló Jorge González Medina, jefe de departamento de Prevención y Sanidad, de la Dirección de Salud municipal.

Explicó que, contrario a la creencia popular, la fumigación no elimina a los moscos, incluido Aedes aegypti, vector transmisor del dengue, sino que sólo disminuye la población adulta.

Esto, debido a que no afecta a los huevos o larvas que se encuentran en los recipientes contenedores de agua, por lo que tras la fumigación, se vuelve a tener la presencia del insecto.

Inclusive, la colocación del abate en los recipientes contenedores de agua no garantiza por sí misma que se erradiquen los moscos.

González Medina mencionó que se precisa de la descacharrización de los hogares y los predios, así como del adecuado almacenamiento de agua limpia, para tener una disminución efectiva de la población de moscos y mitigar la posibilidad de contagios de dengue.

Para esto se llevan a cabo capacitaciones y jornadas de limpieza con los habitantes de las colonias que acceden a participar, las que en una última fase son fumigadas, debido a que la parte esencial de las intervención es la erradicación de los sitios que pueden ser usados como criaderos de los moscos.

En el curso de este año, entre 25 y 30 colonias en Morelia han sido atendidas cómo está estrategia, ya que, reiteró, sólo se fumigan los asentamientos cuyos habitantes están dispuestos a la descacharrización y a capacitarse para el manejo correcto de agua almacenada.

Jorge González destacó que no todos los moscos que se observan en las inmediaciones de los cuerpos de agua en Morelia son vectores del dengue; los insectos que sobre todo en la tarde y noche forman nubes de individuos son molestos, pero no representan un riesgo de enfermedad, mientras que Aedes aegypti se desarrolla en sitios donde hay agua limpia, como la que se acumula tras las lluvias o la que guardan las familias en sus hogares para su uso.

“Nos solicitan en colonias por toda la ciudad que fumiguemos, pero eso no es suficiente y luego la gente se queja de que el fumigante no funcionó, pero lo que ocurre es que el mosco en su etapa de huevo y larva nunca se vio afectado por los químicos y al cabo de unos días se desarrolló como adulto”, reiteró.

Explicó que “el grueso de la población no participa en la descacharrización, y cuando no fumigamos esos lugares hasta insultan, no escuchan, no quieren entender que la eliminación de los moscos es un proceso. Tenemos colonias donde hemos trabajado desde el año pasado y que ellos mismos se organizan, lo que hace que incluso ya no se ocupe la fumigación”, precisó.