MORELIA, Mich., 24 de octubre de 2018.- Aunque existe el riesgo latente de un posible brote de enfermedades gastrointestinales o cutáneas en las colonias afectadas por las inundaciones del pasado lunes, hasta el momento la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Coepris) no ha identificado ningún caso.

 

Alfonso Cervantes Gutiérrez, líder estatal en atención de emergencias sanitarias, explicó que el agua que ingresó a las viviendas y que proviene del río Grande, se encuentra contaminada, por lo que la tarea consiste en sanear los hogares, clorar el agua de tinacos y cisternas, y darles recomendaciones para en el manejo de alimentos.

 

“El riesgo sí es alto porque también hay animales muertos y aguas negras. (…) Si hablábamos de cinco colonias (regularmente, en esta contingencia) hablamos de 20 colonias. Hoy (miércoles) se está trabajando la Carlos Salazar porque siempre la hemos tenido como de alto riesgo”, mencionó.

 

Reportó que la brigada de la Coepris visitó el pasado martes el auditorio Servando a Chávez que opera en estos momentos como albergue temporal, una cocina del DIF Municipal y las colonias Jacarandas, Industrial y Agustín Arriaga Rivera.

 

Cervantes Gutiérrez agregó que por el momento solo es posible trabajar en las colonias donde el nivel del agua ha bajado completamente, luego de que Protección Civil les dé esta pauta.

 

“Son cerca de 20 colonias afectadas y apenas hemos trabajado cuatro o cinco porque en algunas todavía el agua está muy elevada. Creemos que podemos trabajar como mínimo, siete semanas porque el virus del cólera tiene un promedio de siete días para que aparezca”, señaló.

 

Finalmente, el líder estatal en atención de emergencias sanitarias de la Coepris recomendó a las personas que se vieron afectadas por las lluvias y no pisar descalzos, ante cualquier cortadura expuesta acudir a un médico para recibir atención.