MORELIA, Mich., 18 de julio de 2019.- Más de 50 mil toneladas de residuos sólidos fueron extraídas de ríos, drenes y canales de Morelia, durante la limpieza de las redes hídrica y sanitaria correspondiente a la temporada de lluvias, señaló Raúl Morón, alcalde de la capital michoacana.

Refirió que los materiales retirados de los ríos Grande y Chiquito, así como los drenes y canales Arroyo de Tierra, Barajas, Carlos Salazar, entre otros, concentran vegetación y azolve; sin embargo, “sacamos de todo, encontramos colchones, salas y un automóvil, y, claro, mucha, mucha basura”.

Mencionó que uno de los factores que agudizan los riesgos de inundaciones y encharcamientos severos en las zonas bajas de Morelia es la acumulación de materiales de desecho en las redes de descargas pluviales, coladeras y alcantarillas, por lo que llamó a la población a extremar precauciones en el manejo de sus residuos sólidos.

Respecto de la proyección de las condiciones en que la capital del estado arriba a las que son consideradas las semanas más críticas de la temporada lluviosa, Raúl Morón manifestó que “hemos hecho todo lo humanamente posible para evitar que se repitan eventos como los observados el año pasado en el Cerro del Quinceo y varias colonias en áreas bajas de la ciudad, aunque no podremos prevenir algo extraordinario”.

Además del dragado y limpieza de los cuerpos de agua en la zona urbana, el edil precisó que se colocaron presas de gavión en el Cerro del Quinceo, para reducir la posibilidad de formación de corrientes que puedan afectar a los residentes o la infraestructura, en tanto que los cárcamos de bombeo fueron reparados y habilitados.

Recordó que permanecen pendientes de ejecución alrededor de 200 millones que se radicarán en Morelia, procedentes del Fondo de Desastres Naturales (Fonden), así como cerca de 280 millones de pesos en recursos propios del municipio que se destinarán a aproximadamente 50 obras a licitar en los meses de julio y agosto, donde destacan aquéllas relacionadas con prevención y mitigación de inundaciones y encharcamientos.

“No hemos tenido incidentes graves durante esta temporada de lluvias y la pretensión es que no debamos enfrentar eventos como los del año anterior”, expresó el presidente municipal de Morelia.

En agosto de 2018, asentamientos regulares e irregulares localizados en el Cerro del Quinceo se vieron afectados por la formación de una corriente de agua pluvial que impactó viviendas, automotores, vialidades e infraestructura urbana y de servicios, además de saturar las redes hídrica y sanitaria del área.

En octubre del mismo año, residentes de 42 colonias reportaron inundaciones de más de un metro de altura, pérdida de su patrimonio y otros perjuicios, luego de una precipitación pluvial que se concentrara en la zona norponiente del municipio, vulnerable por su ubicación ante estos fenómenos.