MORELIA, Mich., 2 de junio de 2020.- Por la mañana o por la tarde siempre están ahí por fuera del edificio de la Plaza de la Tecnología que se encuentra en la calle de Valladolid, el cual está cerrado desde hace ya algunas semanas por no ser un negocio esencial en la crisis sanitaria debido a la pandemia de Covid 19. Son quienes reparan celulares y siguen ofreciendo el servicio.

“Una reparación, una reactivación, accesorios, ¿qué va a querer amigo?”; “tenemos cerrado pero estamos trabajando, ¿en qué te servimos?”, se va escuchando mientras se cruza por la acera de la calle Valladolid. Los hombres están resguardandose del sol, muchos de ellos no llevan cubrebocas y ofrecen sus servicios a cualquiera que pase.

“Todavía no nos han dicho nada de la plaza, los afectados somos más de 400 locales, échale dos personas por local”, explica Alejandro, quien es responsable de uno de los locales y se dedica a reparar teléfonos celulares.

Dice que solamente permanecen ahí por fuera tratando de ofrecer sus servicios a la ciudadanía, tratando de hacerse de algo de dinero para salir adelante en medio de la pandemia.

“La gente de repente sí confía, de repente no”, explica el hombre, consciente de que para algunas personas la Plaza de la Tecnología puede tener mala fama, y además los interesados deben confiar en dejarles equipos telefónicos solamente por estar afuera de un edificio cerrado.

“Mucha gente llega aquí porque ya nos conocen, ya tenemos clientes, se acercan y ya vienen con nosotros directamente”, asegura el comerciante que tampoco tiene cubrebocas.

El hombre explica que en ventas y en reparación, el trabajo ha bajado muchísimo para ellos, y por lo mismo el ingreso. La reducción es de alrededor de un 70 por ciento, y reitera: “no es mala onda como te vuelvo a repetir, no es grosería, la administradora no nos ha dicho nada de cuándo vamos a abrir. Y seguimos pagando renta”, explica.

En referencia a esto, el comerciante asegura que hay un descuento del 70 por ciento acordado para los integrantes de la plaza. Explica que el próximo 8 de junio les toca pagar la renta otra vez a los locatarios, y ahí van a ver qué es lo que va a pasar, expresa mientras ofrece cargadores a los transeúntes.