MORELIA, Mich., 10 de enero de 2019.- Alrededor de 80, de un total estimado en 97, comerciantes informales que buscan operar en el Centro Histórico de Morelia son reincidentes, señaló Otilio Bernal Herrera, director de Mercados y Comercio en la Vía Pública.

Explicó que estos oferentes son, en su mayor parte, vendedores de alimentos preparados, como churros y elotes, y persisten tras el retiro del grueso de los comerciantes informales que ocuparon vialidades y espacios públicos en el primer cuadro de Morelia durante el período vacacional de diciembre.

Reconoció que en ese lapso se presentó una tendencia al alza en la población de comerciantes informales, tolerados y no tolerados, debido a la mayor afluencia de paseantes y a la reducción, por asueto, del personal de inspección del área.

Así, zonas como las inmediaciones del mercado Independencia, la avenida Lázaro Cárdenas, la calle Vasco de Quiroga y la plaza Las Capuchinas se vieron ocupadas por vendedores de alimentos preparados, juguetes, ropa, tecnología y explosivos.

Hasta tres mil 325 comerciantes informales convergieron en los lugares referidos en la temporada navideña, agregó J. Guadalupe Pérez Gutiérrez, jefe de Inspectores de Mercados y Comercio en la Vía Pública, 180 de los cuales se desplegaron en el primer cuadro y 293, en la acera sur de la avenida Lázaro Cárdenas.

Agregó que fueron los días 24, 25, 30 y 31 de diciembre, así como del 2 al 5 de enero, los que registraron una mayor presencia de vendedores informales.

Si bien la mayoría de esta población se retiró al término de la temporada decembrina, el pasado 6 de enero, se encuentran aún los oferentes que se instalan en vías y espacios públicos de manera permanente, los que se pretende reubicar en los centros Tu Plaza.

Actualmente, comerciantes informales se instalan sobre la avenida Lázaro Cárdenas, en el segmento comprendido entre la avenida Morelos Sur y la calle Vicente Santa María, donde ocupan un carril destinado a la circulación vehicular, además de requerir espacios para el aparcamiento de sus automotores, áreas de carga y descarga y afectar los sitios destinados al ascenso y descenso de usuarios del transporte público.

En tanto, la acera norte es ocupada fundamentalmente por oferentes que trasladan su mercadería en carretillas y cajones de madera, en las cercanías de la acera y sobre la superficie de rodamiento, lo que dificulta el tránsito de peatones y automovilistas.