MORELIA, Mich., 29 de marzo de 2020.- Payasos que laboran en el primer cuadro de Morelia suspenderán sus actividades a partir del domingo 29 de marzo, por causa de la epidemia de coronavirus (Covid 19) que afecta al estado y al país.

De acuerdo con Sergio Salinas López, Checolín, son 16 los payasos que hasta la última sana de marzo llevaban a cabo su espectáculo en las inmediaciones de la plaza de Armas, y que, motivados por la política de aislamiento y distancia social para buscar reducir el riesgo de exposición al Covid 19, optaron por suspender por tiempo indefinido estas presentaciones.

Destacó que han recibido duras críticas de parte de segmentos sociales que reclaman su permanencia en espacios públicos, pese a las campañas que indican a la población permanecer en sus hogares y salir únicamente a realizar tareas esenciales.

Salinas López explicó que, en el caso de los payasos, son 16 las familias que dependen completa o fundamentalmente de los ingresos que obtienen en sus presentaciones en el Centro Histórico, por lo que la estadía en sus hogares les privaría de los recursos para la adquisición de bienes y servicios básicos.

“Para nosotros es morir de Covid 19 o de hambre, porque si no trabajamos no tenemos dinero para mantener a nuestras familias”, mencionó Sergio Salinas.

La afectación no se limita a los payasos; globeros, algodoneros, roseros, aseadores de zapatos, vendedores de pompas de jabón, entre otros, también han visto mermadas sus ventas con la tendencia a la baja en la afluencia de visitantes y paseantes a la zona centro de la capital del estado.

El payaso Checolín indicó que, pese a que la autoridad municipal dispone de un registro de los payasos que laboran en el Centro Histórico, hasta ahora no ha tenido acercamientos para definir un plan de apoyo a este sector, así como otros vendedores y prestadores de servicios que están en la informalidad.

Aseguró que los payasos que laboran en la zona centro, aglutinados en la organización Mundo Mágico de Morelia, se pondrán a disposición de la población “para hacer mandados o algo que se ocupe”, en tanto se reanuda la cotidianidad.

Apeló a la solidaridad de la sociedad y de los gobiernos para apoyar a los empleados, comerciantes y prestadores de servicios que “vivimos al día y, si dejamos de trabajar, no comemos, es el momento en que debemos ser solidarios y ayudarnos entre todos”.