MORELIA, Mich., 14 de diciembre de 2016.-   Diciembre será el mes que en el período comprendido entre septiembre de 2016 y mayo de 2017 presentará una mayor cantidad de frentes fríos, conforme con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), refirió Eduardo Norberto Ramírez Canals, coordinador de Protección Civil en Morelia.

Si bien precisó que no todos involucrarán la zona centro del país, por lo que las afectaciones para Morelia serán variables, el recrudecimiento de las bajas temperaturas ambientales esperado para diciembre orilla a las autoridades a implementar medidas preventivas de auxilio y recuperación para salvaguardar a la población frente a la incidencia del frío.

El coordinador de Protección Civil detalló que en diciembre de este año se prevé la aparición de ocho frentes fríos, en tanto que los meses de enero, febrero y marzo de 2017 presentarán siete frentes fríos cada uno.

Asimismo, en octubre y noviembre de 2016 se registraron cinco frentes fríos, como sucederá en abril de 2017, mientras que en septiembre de 2016 y mayo de 2017 se contabilizan cinco frentes fríos por mes, para un total de 54 eventos.

Las acciones de protección comprenderán la distribución de cobijas en lugares y sectores de la sociedad susceptibles de padecer con mayor rigor el descenso de la temperatura ambiental, con la participación del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (Dif) municipal y la Secretaría de Desarrollo Humano y Bienestar Social; además, comprenderá recorridos nocturnos en busca de personas en situación de calle y la disposición del albergue de contingencias Servando Martínez, en la colonia Mariano Escobedo.

Destacó que los segmentos poblacionales que se verán más vulnerables ante el frío son los infantes, las mujeres embarazadas y los adultos mayores, así como las personas en situación de calle.

Por comunidades, la tenencia de Santiago Undameo registra 11 poblaciones vulnerables al frío, en tanto que la tenencia de Atécuaro cuenta con nueve poblaciones en riesgo por las bajas temperaturas.

San Miguel del Monte, Teremendo de los reyes y Chiquimitío, con ocho comunidades cada una; Tiripetío, cuatro; Jesús del Monte y capula, tres, y Tacícuaro, dos, complementan el listado de las tenencias con comunidades que requerirán de una mayor supervisión para evitar incidencias entre la población por el frío.

Además de una mayor recurrencia de enfermedades infectocontagiosas de las vías respiratorias, el descenso de la temperatura ambiental implica un mayor riesgo de accidentes relacionados con la permanencia de braseros, anafres y calentadores al interior de los hogares, como intoxicación por monóxido de carbono, quemaduras e incendios.