MORELIA, Mich., 3 de octubre de 2018.-    Los daños que exhibe la avenida Baltazar Echave, la vialidad que permitirá desahogar el tránsito vehicular procedente del ramal Camelinas, no derivan de la obra de edificación de los túneles, afirmó Florentino Coalla Pulido, delegado en Michoacán de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Coalla Pulido expresó que fue el deterioro de una red pluvial y sanitaria obsoleta lo que llevó al colapso del sistema de drenaje en la zona y la acumulación de agua en un pozo de visita, por lo que los escurrimientos, en su  búsqueda de una vía de salida, ocasionaron la fractura de la superficie de rodamiento.

Reiteró que las detonaciones que se efectuaron en la zona para la construcción de los dos túneles con que cuenta el ramal Camelinas no incidieron en las afectaciones, detectadas el pasado martes 2 de octubre, tras las precipitaciones pluviales vespertinas.

El delegado de la SCT agregó que para evitar nuevas rupturas de la car peta asfáltica se dejará expuesto el pozo de visita, a fin de que capte los escurrimientos pluviales, lo que reconoció que “no es la solución, como tampoco el objetivo de la infraestructura”.

Manifestó que el mecanismo para solventar de forma definitiva y adecuada esta carencia se ha incluido en el proyecto ejecutivo del distribuidor de la calle Baltazar Echave, obra complementaria del ramal Camelinas que podría ser arrancada en 2019.

“Ya se tienen los estudios requeridos, tenemos que cambiar todo el drenaje, que en esta zona de la ciudad es muy viejo, con una antigüedad de 35 o 40 años; esta acción está comprendida en el distribuidor, con una inversión total en dos etapas operativas de 500 millones de pesos, un monto que estamos en proceso de gestión para que en 2019 la  próxima gestión federal lo ejerza”, detalló Florentino Coalla.

Apertura de ramal Camelinas se efectuará en un estimado de dos semanas

El funcionario federal mencionó que a la par con la revisión del proyecto del distribuidor de la calle Baltazar Echave se realiza la atención de las observaciones que en días recientes el ayuntamiento de Morelia presentó como de resolución previa a la recepción de la vialidad.

Explicó que entre estas observaciones se encuentra la reducción del límite máximo de velocidad de circulación, definido en 80 kilómetros por hora, por lo que se consideró elevado para una zona preponderantemente escolar y residencial.

Asimismo, la ampliación de las aceras próximas a los planteles escolares y la instalación de vallas metálicas, para reducir el riesgo de atropellamientos ante la afluencia de menores y sus familias en las inmediaciones de las escuelas.

Respecto de los materiales que podrían implicar deslaves al no quedar suficientemente compactados, indicó que en los últimos dos años se ha observado su presencia sin que se registraran incidentes, además de que la obra cuenta con el manifiesto de impacto ambiental (MIA) para el manejo de residuos especiales; no obstante, refirió que se colocará un muro de contención para mitigar la probabilidad de percances.

Así, aunque la obra civil del ramal Camelinas está terminada, la realización de las adecuaciones solicitadas por el ayuntamiento de Morelia para recibir la administración de la vialidad; la culminación de la instalación de la electricidad, y la verificación de un acuerdo entre Federación y municipio sobre las condiciones de la rúa, podrán traducirse en que en un plazo estimado de dos semanas el ramal Camelinas esté a disposición de los usuarios.

Ello, pese a que no se tiene con proyección sobre el momento en que se llevaría a cabo la formal inauguración de la vialidad, ya que esto depende de la agenda de Enrique peña Nieto, presidente de la república.