MORELIA, Mich., 2 de noviembre de 2018.- El chófer de un Chevrolet Sonic perdió el control del volante y llevo a su coche a caer al río, a la altura del Crunvaq, y en seguida lo abandonó.

 

Por las huellas en el asfalto, se presume que el chófer iba a exceso de velocidad y derrapó para luego desplomarse al río.

 

El conductor se dio a la fuga; el automóvil fue recuperado por los efectivos de Peritos del Estado, quienes acudieron ante el reporte de los vecinos del club universitario.