MORELIA, Mich., 29 de noviembre de 2020.- Pese a que los comerciantes informales que participan en los festejos guadalupanos accedieron a su instalación en sedes alternas, propuestas por autoridades estatales y municipales, aún resta por definir puntos del acuerdo, aseveró Francisco Ramos Castro, integrante de la Confederación de Organizaciones Populares.

Refirió que en los espacios asignados, el Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo), el bosque Cuauhtémoc, el antiguo recinto ferial y la plaza de la Paz, se tiene la posibilidad de instalar a 200 de los 500 oferentes que laborarían en una primera fase de los festejos guadalupanos, por lo que se requiere de sitios para albergar a 50 comerciantes más.

La petición de los vendedores es la ubicación en una plaza pública en el Centro Histórico, como Melchor Ocampo o Valladolid, aunque, aseguró, estarían en condiciones de aceptar El Carmen o Carrillo.

Aunado a esto, está pendiente la posible extensión de las actividades de los comerciantes más allá del 12 de diciembre, cuando culminan tradicionalmente los festejos guadalupanos, a fin de reponer los días que no han laborado, ya que las celebraciones arrancan de ordinario desde el 20 de noviembre.

Será a partir del lunes 30 de noviembre cuando estarán en operaciones los primeros puestos semifijos, que por esta ocasión, a causa de la pandemia de coronavirus (Covid 19), no pudieron trabajar en las inmediaciones del santuario Guadalupano.

La expectativa es que los oferentes de ropa, accesorios, juguetes y otros se concentrarán en Ceconexpo; los vendedores de cañas y cacahuetes, en la plaza de la Paz y el bosque Cuauhtémoc, en torno del kiosko aledaño al museo de historia natural, y los operadores de juegos mecánicos, en el antiguo recinto ferial.

Luego que el ayuntamiento de Morelia decidiera la suspensión de los festejos guadalupanos, por el riesgo de concentración de personas que la coincidencia de paseantes, vendedores, peregrinos, devotos y otros representara, comerciantes informales que participan en esta celebración se manifestaron en demanda de la posibilidad de trabajar, con la implementación de protocolos de prevención de contagios.

Después de movilizaciones, amagos de instalación aún sin autorización, reuniones con funcionarios municipales y estatales, y un operativo policíaco para resguardar las cercanías del Santuario Guadalupano, se acordó la aceptación de cuatro sedes alternas, condicionada a que en 2021 los vendedores podrán retornar a San Diego.