MORELIA, Mich., 11 de julio de 2019.- A revisión serán sometidas las tolerancias emitidas en anteriores administraciones municipales para oferentes informales de alimentos preparados y bebidas en el Centro Histórico, en horario matutino, refirió Humberto Arróniz Reyes, secretario del Ayuntamiento.

Asimismo, se verificará la operación de comerciantes ambulantes durante las noches, en la zona centro de la capital michoacana, especialmente durante el encendido de la Catedral.

Explicó que se detectó que entre las 06:00 y 08:30 horas, aproximadamente, se instalan en diversos puntos de las vialidades del primer cuadro de Morelia vendedores de tamales y atoles, a quienes se les entregó en años previos una tolerancia para laborar en las primeras horas del día.

Los recorridos de inspección también han arrojado que el ambulantaje se incrementa en horario nocturno, después de las 21:00 horas, con la colocación de vendedores “de todo tipo y algunos puestos de souvenirs”, quienes aprovechan la concentración de personas que acuden los días sábados a presenciar el encendido de la Catedral.

Reiteró que la tolerancia para los oferentes de atoles y ramales “es una situación que no fue establecida en este gobierno”, sino que se arrastra de anteriores gestiones, sin que se tenga un censo de los vendedores del giro que obtuvieron permiso para laborar o las zonas específicas donde desarrollan sus actividades.

En el caso del ambulantaje nocturno, “como no hay una posición muy rigurosa en la vigilancia de los inspectores municipales, se mantienen los comerciantes en funciones”, reconoció Arróniz Reyes.

Si bien la operación de vendedores de tamales y atoles en horario matutino en el primer cuadro de Morelia se ha expuesto como un pendiente a analizar por la administración local en los años recientes, al momento no se tienen iniciativas para la regularización o retiro de estos oferentes.

Pese a que en reiteradas ocasiones se ha mencionado la necesidad de incrementar la cifra de inspectores municipales desplegados en el Centro Histórico, así como de fortalecer la vigilancia durante las noches, no se han establecido medidas para abatir el comercio informal en el horario nocturno, sobre todo en las inmediaciones de la Catedral, las plazas próximas y los cafés, restaurantes y bares aledaños.