MORELIA, Mich., 11 de abril de 2016.- Después de meses de tardanza y aplazamientos, finalmente el gobierno municipal inauguró las instalaciones remodeladas de la primera etapa del mercado Valentín Gómez Farías, mejor conocido como Mercado de Dulces.

En una ceremonia protocolaria con corte de listón, el secretario de Servicios Municipales de Morelia, José Luis Gil Vázquez, informó al edil de la capital michoacana, Alfonso Martínez Alcázar, que estaban listos 86 locales comerciales como parte de la primera etapa de remodelación, quedando pendientes los trabajos para la segunda etapa.

Gil Vázquez recordó que el Mercado de Dulces de Morelia fue inaugurado el 14 de septiembre de 1968, por el gobernador estatal Agustín Arriaga Rivera, y el presidente municipal de ese año, Alfonso Martínez Serano, abuelo del actual edil moreliano. Dijo que la intención de ese tiempo, era reubicar a los comerciantes que se encontraban en los portales del Centro Histórico.

El secretario indicó que el Mercado de Dulces es un lugar emblemático, por lo que debía tener mejores condiciones, más dignas, ya que es, además, un lugar muy visitado por los turistas. Se habló de capacitación a los comerciantes, para darle un valor agregado a los productos que se lleven los turistas.

Por su parte, Iván Calderón González, secretario de Desarrollo Metropolitano e Infraestructura de Morelia, destacó que la modificación de los 86 locales fue completa, hubo cambios en la instalación eléctrica, que era uno de los grandes problemas, además de que fue colocada una estructura metálica con policarbonato, para evitar que se mojen los comerciantes y visitantes.

También informó que se colocaron rampas y u elevador para personas con discapacidad, como una forma de inclusión. Expuso que se trabajó en una integración arquitectónica acorde con el Centro Histórico, y la cantera del lugar fue limpiada.

Francisco Quintero Estrada, presidente de la asociación del locatarios de ese mercado, se dijo agradecido por la remodelación, e indicó que estos trabajos ya habían empezado con las gestiones de Roberto Monroy , desde Turismo.

Finalmente Alfonso Martínez, alcalde de Morelia, hizo un recuento de los espacios que se habilitaron para reubicar comerciantes, recordó el caso de los que se encontraban en la Plaza Valladolid, la más grande el Centro Histórico, los cuales fueron trasladados al recién construido mercado Independencia. Hizo énfasis en los daños que ya mostraba el espacio del Mercado de Dulces, como la red eléctrica, el piso y techos deteriorados.

Habló sobre la participación del INAH en todos los proyectos de este tipo en su administración. Señaló que respecto a las voces que dicen que se exagera la participación del INAH en modificaciones de la ciudad, no han pensado que si “vamos cediendo poco a poco, tendremos un centro deteriorado” y remató diciendo que el INAH es el medio para que prevalezca la mina de oro que es Morelia.