MORELIA, Mich., 1 de abril de 2015.- Con temor a ser abatidos por la delincuencia y omitidos por las autoridades de procuración de justicia, es como viven los comerciantes que operan sobre la avenida Lázaro Cárdenas, lugar en donde mensualmente se presentan por lo menos dos robos a establecimientos y un par más a la semana a transeúntes que circulan recurrentemente por la zona.

Ante la inoperancia de los elementos que conforman a la Fuerza Ciudadana en el municipio, los locatarios se han visto en la necesidad de contratar los servicios de corporaciones de seguridad privada, generándoles un costo de 75 pesos a la semana, el cual a pesar de representarles un considerable golpe a sus ganancias, tienen que pagar para medianamente garantizar la seguridad en sus patrimonios comerciales.

Y es que la delincuencia en la avenida Lázaro Cárdenas no se limita, irrumpe en negocios chicos y grandes, sin importar qué tantas son las ganancias que los comerciantes generan. Mueblerías, tiendas de ropa, peleterías y almacenes, son  los negocios que con mayor frecuencia se ven afectados a causa de la inseguridad que permea en la zona.

Después de realizar un censo en la citada avenida, los resultados aterrizaron en que 8 de cada diez comerciantes dijeron sentirse intranquilos con el arropo que Fuerza Ciudadana les brinda y, por ello, han recurrido a solicitar los servicios del Agrupamiento el Tigre, corporación de seguridad privada que opera de manera constante en la zona.

“Yo no tengo horario fijo, abro y cierro a diferente hora para que no estudien mis entradas y salidas al negocio”, manifestó Jorge Amezcua, propietario de una peletería, al señalar que por seguridad ha decidido cerrar a las 19 horas su negocio.

A pesar de reconocer que los rondines de Fuerza Ciudadana en la Lázaro Cárdenas son constantes, aseguró que los locatarios sienten mayor seguridad contratando el servicio de la corporación citada. “Aquí los que nos están cuidando son los del grupo Tigre porque Fuerza Ciudadana no se ha ocupado en nada y prefiero pagarle a alguien para que cuide mi negocio”.

“Hasta hoy día no hemos visto que Fuerza Ciudadana venga y nos pregunte qué se nos ofrece, solamente los Tigres porque obviamente nosotros los pagamos y están en el rondín de todo el día”, aseveró una de las locatarias –quien omitió brindar su nombre-.

Indicó que lo más común son los robos a transeúntes, al especificar que incidencias de esta índole se presentan hasta por tres ocasiones a la semana.“Que nos enteremos… son como tres a la semana, incluso aquí afuera del negocio hemos sido testigos”.

La señora Marisela Santana, dueña de una tienda de abarrotes, lamentó la situación de inseguridad por la que tiene que pasar los comerciantes ubicados en la avenida Lázaro Cárdenas, y señaló que lamentablemente sus ganancias no le dan para gozar de seguridad privada.

Describió que si bien no ha sido víctima de un robo de consideración, constantemente padece de los “atracos hormiga”, que día con día han mermado sus ganancias.

“Los jóvenes llegan piden y sin discreción se van… ¿y qué hace uno?”, aseveró.

Tras los testimonios recabados, la mayoría de los locatarios indicó que a partir de las 21 horas son pocos los negocios que se mantienen abiertos, y añadieron que otra de las problemáticas radica en su salida tras haber culminado sus horarios de trabajo, por el latente peligro que corren de ser asaltados en su trayecto a tomar el urbano o la combi que los conduzca a sus domicilios.

Uno de los tantos robos, se presentó este martes en la Caja de Ahorro Alianza, ubicada en la calle Miguel de Cervantes Saavedra, perpendicular a la avenida citada, lugar en el que un individuo armado penetró con facilidad el cuerpo de seguridad que opera en el establecimiento, para después consumar su acto delictivo sin impedimento alguno.

Posterior al atraco elementos de Fuerza Ciudadana acudieron al lugar de los hechos, quienes a pesar de desplegar un operativo, no pudieron dar con el paradero del responsable.

Con este asalto, la Caja de Ahorro Alianza cumple ya tres en lo que va del presente año, y a pesar de que cuentan con guardias de seguridad que resguardan el negocio, las incidencias se siguen presentando con preocupante frecuencia.

Otro de los incidentes se presentó el 14 de marzo en la mueblería Diana, en donde cuatro individuos armados con armas cortas ingresaron al establecimiento, logrando robar 17 mil pesos, cuatro celulares del personal que labora en el negocio y una computadora portátil.

“Fueron cuatro sujetos los que llegaron alrededor de las 19 horas. Nos sometieron y nos golpearon; y después salieron huyendo”, relató una de las empleadas de la mueblería citada.

“Nosotros le pagamos al Tigre para que nos cuiden porque la policía pasa y no hace nada”, puntualizó.

“Cuando se fueron los ladrones, dos personas salieron inmediatamente a la calle; iba pasando una patrulla de FC, le hicieron señas, le chiflaron, le gritaron, y hasta de hecho le aventaron una gorra en el parabrisas y ni así se pararon”, denunció otra de las empleadas.

Señaló también que en esta ocasión se le impidió a la prensa consumar entrevistas con testigos, e incluso, puntualizó que muchos de los reporteros fueron retirados de la zona acordonada por parte de los uniformados.

También describió que lejos de brindar apoyo, los elementos de FC actuaron de manera prepotente y complicaron el desahogo de pruebas para describir a los asaltantes. “Ya habíamos dado los datos y descripciones de los rateros y uno de los policías me los pidió de nuevo; y pues tranquilamente le contesté que ya habíamos realizado la descripción, y de manera prepotente me contestó: pues me los tienes que dar de nuevo”, relató la empleada, al subrayar que la solicitud del oficial fue de manera “agresiva”.

Personal de la central operativa del Agrupamiento el Tigre, ubicada en la calle Miguel de Cervantes Saavedra, indicó que aproximadamente un 40 por ciento de locatarios que operan en la avenida Lázaro Cárdenas requieren actualmente de sus servicios, a fin de resguardar la tranquilidad de sus negocios.

Los locatarios demandaron a las autoridades municipales y estatales mayor responsabilidad en el cuidado de la seguridad en la avenida Lázaro Cárdenas, y exigieron que el trabajo que realizan los elementos de Fuerza Ciudadana sea evaluado de manera constante.