MORELIA, Mich., 8 de mayo de 2019.- 18 de mayo, cumpleaños de Morelia, también un anuncio de que la temporada de lluvias está por llegar, pero hay que decirlo la gente no se amedrentó con el agua, al contrario, siente que le refresca, y más por las fuentes danzarinas que mojan a los más atrevidos, sobretodo a los niños; son espectáculo de muchos visitantes.

Como no es prudente que las luces de estas fuentes opaquen la iluminación de la catedral, se apagan, no sin el “¡uuuuuhhhhh!” De los niños que ahí se diverten.

Comienza la expectación porque la gente ya espera que la Catedral tenga una iluminación especial, que el encendido sea por lo menos el mejor del año, ya que hoy cumple 478 años y no es cualquier cosa, así que no se espera la iluminación que se da cada fin de semana.

Pero no. Parece la de siempre, las voces de siempre, la música de siempre y la pirotecnia de siempre.

Hoy también se presenta la Banda El Recodo, y muchos de los pacientes están en el centro precisamente para poder escuchar a esta agrupación, “¿es la de La Chona?” Pregunta un millennial ingenio, el adulto que le acompaña, quien probablemente sea padre, le hace cara de… ¿neta?

Antes que las fuentes, lo que debieron apagar de inmediato fue el escenario de la la Sonora Dinamita y la banda El Recodo, que iluminaba de manera indiscriminada. A última hora a alguien se le ocurrió hacerlo y se agradeció.

Tras el cotidiano encendido, los animadores anunciaron la presentación de la Sonora Dinamita, y después de unos minutos se escuchó el ritmo de cumbia y la famosa: “Carmeeeen…se me perdioooooó la cadenita”.