MORELIA, Mich., 15 de marzo de 2019.- El patrimonio edificado de Morelia se encuentra en proceso de deterioro, ante la ausencia de mantenimiento preventivo y correctivo, aseveró Gaspar Hernández Razo, regidor capitalino por la fracción independiente.

Tras la presentación de una propuesta para instruir a la Secretaría de Servicios Públicos a efectuar el retiro de flora del Acueducto, Hernández Razo expuso que este monumento y otras áreas del primer cuadro de la ciudad muestran un “deterioro importante que se agravará en caso de no atenderse a la brevedad”.

Esto implicaría la generación de daños permanentes a la estructura de los monumentos históricos y la posibilidad de una amonestación por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) que, a su vez, pudiera culminar en riesgo para la distinción que colmó patrimonio cultural de la humanidad ostenta Morelia.

Lamentó que, a seis meses de arrancar la administración municipal para el trienio 2018 a 2021, la dependencia que ha sustituido a la extinta gerencia del patrimonio cultural, la Coordinación del Centro Histórico, no disponga de un titular designado y en operaciones.

Esto, debido a que se ocasiona un rezago en los trabajos del ayuntamiento para vincular o enlazar los esfuerzos para preservar el patrimonio cultural de Morelia y se frena el desarrollo de acciones que incidirían en una mejor conservación del patrimonio edificado de la capital de la entidad.

En el caso particular del Acueducto, indicó que a la par con la fuente de Las Tarascas es uno de los monumentos emblema de Morelia, por lo que su preservación es vital.

Expuso que en la base de la edificación se encuentra flora y microflora nocivas, las cuales tienen la capacidad de penetrar hasta siete metros la cantera y afectar la infraestructura del monumento, por lo que deben ser retiradas del sitio.

Además, se requiere de rehabilitar la iluminación escénica del Acueducto, donde se han detectado lámparas apagadas o faltantes.

Gaspar Hernández señaló que recomendará para estas acciones la supervisión del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) y la limpieza de la canaleta superior, la cual presenta obstrucciones por vegetación invasora que puede ocasionar encharcamientos y minaciones de agua, sobre todo en temporada de lluvias.