MORELIA, Mich.; 2 de junio del 2020.- El Ayuntamiento de Zinapécuaro incurre en desacato judicial, al omitir una obligación de pago a la empresa Amareti Construcciones que le impuso el Juzgado Séptimo de Distrito en el Estado de Michoacán.

Lo anterior fue denunciado este mates por el abogado de la empresa demandante, Valente Alvarez Reyes, quien destacó, asimismo, que el 4 de febrero del presente año, la autoridad judicial federal concedió otro amparo a la empresa Amareti Construcciones, S. A. de C.V., mediante el cual obliga al ayuntamiento de Zinapécuaro, Michoacán, a que cumpla con la condena que le fue impuesta por el Tribunal de Justicia Administrativa, en relación con la obra pública consistente en la ampliación de la avenida Lázaro Cárdenas, segunda etapa.

Dijo que el Juzgado de Distrito ordenó al ayuntamiento de Zinapécuaro “realizar los ajustes necesarios en su Presupuesto de Egresos para que haga el pago de la deuda que tiene con motivo de la sentencia pronunciada en el juicio administrativo y que asciende a más de 10 millones de pesos”.

El abogado Valente Alvarez advirtió que, por orden judicial, el ayuntamiento de Zinapécuaro está obligado a buscar los mecanismos legales para obtener los recursos que permitan el cumplimiento de la obligación judicial que tiene”.

En ese sentido, y para realizar el pago, el presidente municipal, Alejandro Correa Gómez, “deberá disponer de los ingresos o del derecho a las participaciones y aportaciones federales susceptibles de afectación que correspondan al municipio”, según la condena  judicial.

Esto, añadió Alvarez Reyes, pese a que ya se haya aprobado el Presupuesto de Egresos para este ejercicio, porque en cualquier momento se pueden destinar ingresos excedentes al pago de sentencias definitivas.

Valente Alvarez expresó que, de esta manera, el Ayuntamiento no podrá evadir su responsabilidad para pagar a la constructora la totalidad de las cantidades a que resultó condenado por el Tribunal de Justicia Administrativa desde el 28 de junio de 2017, al  mismo que, desde hace más de dos años, ha desobedecido en todos los requerimientos que le ha realizado.

Reiteró que la alcaldía de Zinapécuaro no podrá desacatar la sentencia que, en su oportunidad, fue dictada en su contra por el Tribunal de Justicia Administrativa del estado de Michoacán,

Asimismo, manifestó que el cumplimiento de una sentencia judicial no puede afectar el derecho a la administración de justicia, pues la autoridad municipal debe acatar sus instrucciones y no actuar de forma arbitraria, como hasta ahora se han conducido los integrantes del municipio de Zinapécuaro, Michoacán, quienes con lo mandatado por el Juez Federal, con dolo y mala fe, promovieron un recurso de revisión que será resuelto por un Tribunal Colegiado.