LÁZARO CÁRDENAS, Mich., 16 de septiembre de 2019.- Un total de 1,604 personas participaron en el desfile por motivo del CCIX aniversario del Inicio de la Guerra de Independencia, celebrado este lunes por la mañana sobre la avenida Lázaro Cárdenas.

De acuerdo con un comunicado de prensa, el despliegue inició en punto de las 8:30 de la mañana y la columna del mismo estuvo integrada por seis dependencias estatales, federales y municipales, una secundaria, cinco planteles de nivel medio superior, seis de nivel superior y dos asociaciones civiles, así como 34 vehículos civiles y militares, tres Bandas de Guerra y dos binomios caninos.

Con una duración de 30 minutos, aproximadamente, el desfile culminó, de acuerdo con el parte de novedades del coronel de Infantería, Salvador Bárcena López, comandante del 82 Batallón de Infantería, sin contratiempos. Es de resaltar que cientos de personas acudieron a ver el desfile cívico-militar durante todo el trayecto de la avenida Lázaro Cárdenas.

Previamente, en la explanada municipal, se llevó a cabo un acto cívico donde se recordó el movimiento de independencia. Teniendo como orador oficial al regidor Felimón Acosta Aguirre, se remembró la lucha que emprendió en un inicio un pequeño grupo de indios, mestizos y criollos, en su mayoría sin instrucción militar alguna y armados con instrumentos de labranza.

Este movimiento, indicó el funcionario, surgió de la desesperación de un pueblo completo, siendo más allá de que una protesta contra el gobierno. Factores como la Revolución Francesa y los disgustos hacia la corona española, fueron determinantes para que en la madrugada del 16 de septiembre de 1810 se iniciara con la lucha de independencia.

“El ejército independentista –los rebeldes para el virrey-, era tan improvisado que ni siquiera tenía una bandera; Hidalgo utilizó un estandarte de la Virgen de Guadalupe en la Parroquia de Dolores, en Guanajuato”, mencionó.

Acosta Aguirre, dentro de su discurso, señaló que la primera etapa de la lucha terminó con la detención de Hidalgo y Costilla, quien en julio de 1811 es fusilado. Mismo destino, dijo, sufrieron Ignacio Allende, Juan Aldama y José Mariano Jiménez, cuyos cuerpos, además, serían decapitados y exhibidas sus cabezas en la Alhóndiga de Granaditas.

No obstante, al momento de la disolución del primer ejército insurgente, surgía otro comandado por el sacerdote José María Morelos y Pavón. A diferencia de Miguel Hidalgo, apuntó, tenía talento en la estrategia y optó por portar un traje militar, así como dedicar parte de su tiempo a la formación de militares y disciplinar la tropa.

“La lucha por la independencia de México continuó con varios caudillos hasta su conclusión 11 años después, el 27 de septiembre de 1821 con la entrada del Ejército Trigarante; insurgentes y realistas, unidos a la Ciudad de México”, concluyó.

A estas actividades, asistió el vicealmirante Rubén Alfonso Vargas Suárez, comandante de la X Zona Naval; el general de Brigada, Héctor Manuel Valles, comandante de la Guarnición Militar; Jaime Jaimes Ramírez, gerente de Planeación de la Administración Portuaria Integral de Lázaro Cárdenas (APILAC), y el contralmirante Ubaldo Gómez Rodríguez, capitán regional de Puertos.

Hizo lo propio Deyanira Eunice Castellón Rivera, coordinadora de la Mesa de Seguridad y Justicia de Lázaro Cárdenas; el Inspector en Jefe, Manuel Canseco Velasco, titular de la estación de la Policía Federal; Samuel Tapia Rodríguez, director de Seguridad Pública Municipal; el síndico, Miguel Ángel Peraldí Sotelo, y el secretario municipal, Horacio Ramírez Pérez.

Por último, complementaron el presídium los regidores Minerva Vázquez Salas, Margarito Ortiz Vargas, Zulma Nayeli Tovar Gil, Lorena García Posadas, Gustavo Morales Cervantes y Guadalupe Chan Panti.