JIQUILPAN, Mich., 17 de mayo de 2019.- Presunta falta de transparencia en los recursos y acciones municipales, sesiones de cabildo ilegales y la pretensión de construir una alberca techada con un costo promedio de 50 millones de pesos que serían solventados con recursos del ayuntamiento en un 50 por ciento, y una empresa en otro porcentaje igual, acusaron esta mañana en rueda de prensa la síndico municipal, Dalia Paola Canela Espinosa, y el regidor, Andrés Rodrigo Mendoza Bertnacourt, además de dos trabajadores.

De acuerdo a su dicho, existen múltiples irregularidades que se han presentado en los nueve meses de la actual administración, entre ellas que de las obras realizadas hasta el momento “nadie sabe los costos, de dónde se obtienen los recursos y por lo tanto cómo se aplican, esto se queda entre el contralor, la tesorera, el director de obras y el presidente, lo que resulta irregular y está fuera de la ley”.

Dalia Paola asumió su responsabilidad en permitir que estas irregularidades se produjeran: “yo asumo la responsabilidad de no denunciar estas cosas hasta ahora, sin embargo, también debo decir que en diferentes momentos intenté hablar con el presidente y no hubo ninguna posibilidad de acuerdos y no estamos pidiendo su renuncia, estamos actuando para buscar un diálogo, y de no producirse, continuaremos con nuestras demandas”.

En tanto, el regidor Rodrigo Betancourt explicó que estas denuncias han sido presentadas a la Presidencia de la República, a la auditoria del estado y al instituto de transparencia a fin de que se les dé seguimiento, “hay muchos más regidores y personal que está de acuerdo con nosotros y saben de todas estas irregularidades, pero no denuncian por miedo al presidente”.

En contraparte, la presidencia y su vocería no hicieron ningún pronunciamiento oficial sobre este tema, sin embargo, más de un funcionario de primer nivel expuso que se trataba de un problema de afectación de intereses particulares y “por lo tanto somos muy respetuosos de los dichos de estas personas”.