Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Densas filas para entrar al Centro y dar El Grito

Luis Felipe Reynoso/Quadratín
 
| 15 de septiembre de 2018 | 22:24
 A-
 A+

MORELIA, Mich., 15 de septiembre 2018.-En cuanto a vehículos, en las inmediaciones del Centro Histórico de Morelia el tráfico no estaba tan denso cómo podría suponerse, el problema que enfrentaban las personas que visitaban el centro fueron los retenes, que en algunos casos alcanzaroron filas muy largas, situación un tanto molesta para algunos visitantes.

“¡Aguanta, es por seguridad!” regaña una mujer a su compañero que luce desesperado por hacer una fila de más de cinco cuadras. Le recuerda que se cumplen 10 años del atentado terrorista qué mató a 8 personas.

“Teléfono y llaves a la mano” repite una y otra vez una oficial de policía a hombres y mujeres que van a cruzar el primer filtro de seguridad, porque cuadras adelante hay que pasar por un segundo filtro de revisión; herencias del terrorismo vivido en la capital michoacana en el 2008.

Aún con todas las medidas de seguridad la gente parece dispuesta a disfrutar de una noche mexicana, de vivir El Grito para después irse a sus casas a cenar algún platillo muy mexicano, y en algunos casos quedarse en el Centro Histórico para disfrutar de la música del cantante Lupillo Rivera.

No parece haber tanta gente hasta que se llega a los filtros de revisión, una vez pasados, otra vez parece que hay menos personas que en años anteriores. Una señora manifiesta que no tiene miedo de venir al centro pese a lo sucedido en el 2008; “¿ya sería mucho si pasa dos veces, ¿no cree?, dice convencida y tranquila.

Al final, en el corazón de esta Morelia colonial se siente la fiesta, porque esta es una de las maneras que tienen los mexicanos para sentirse como tales, en un nacionalismo tricolor de gritos y fiesta.

Comentarios

Notas relacionadas

Principales