MORELIA, Mich., 10 de julio de 2016.- La Procuraduría General de Justicia de Michoacán trabajaba a todo vapor la noche de este domingo para esclarecer el caso de la joven encontrada sin vida por la mañana en Apatzingán.

 
Hasta las 21.30 horas, las autoridades ministeriales no contaban con la totalidad de las pruebas de laboratorio ni con la necropsia para determinar las causas precisas de la muerte, pero ya disponían de testimonios encaminados a identificar a los presuntos homicidas.

 

Informes conocidos por Quadratín refieren que la mujer sacrificada es originaria de Uruapan, y acudió con su familia a Apatzingán a visitar a otros parientes.

 
Así, la joven acudió la noche del sábado a un convivio familiar, en torno del cual presuntamente fue interceptada, plagiada y asesinada a mansalva.

 
Y fue este domingo alrededor de las 8:30 horas cuando lugareños reportaron el hallazgo de un cuerpo tirado a un costado de la carretera Apatzingán-Presa del Rosario, a la altura del Centro de Capacitación del ICATMI.

 
Los restos se encontraban cubiertos con una cobija color café, con dos lesiones en la cabeza producidas por proyectil de arma de fuego. También tenían las manos atadas por la espalda.

 
El parte oficial apunta que el cuerpo se encontraba con un vestido color azul y estampados blancos, pantaleta color café, blusa blanca y huaraches color negro.

 
Aunque los detectives ya cuentan con la identidad de la víctima y diversas declaraciones de relevancia, la pesquisa marcha con absoluto hermetismo.

 
Sobre una cartulina hallada en la escena del crimen con un presunto narcomensaje, fuentes allegadas a la pesquisa se reservaron cualquier comentario, pero confiaron en que en breve resolverán el caso y atraparán a los presuntos delincuentes.