MORELIA, Mich., 22 de septiembre de 2020. Basados en la información estadística judicial y en las necesidades de trabajo que surgen en cada materia, el Consejo del Poder Judicial de Michoacán ha venido tomando una serie de decisiones referentes a la creación de órganos jurisdiccionales o la modificación de la especialización de éstos para continuar brindando a la sociedad michoacana un servicio de impartición y administración de justicia eficiente y oportuno.

De acuerdo con un comunicado de prensa, por ello, en los últimos dos años han iniciado funciones al menos nueve juzgados: el Mixto del distrito judicial de Maravatío; el Tercero Familiar de Uruapan; el Primero, Segundo y Tercero Familiar de Zamora; el Juzgado Mixto y el Segundo Familiar de Zitácuaro; así como el Séptimo y Octavo Oral Familiar de Morelia. 

Lo anterior se da tanto por el aumento en los asuntos en materia familiar que son sometidos a consideración de juezas y jueces en todo el estado, como por la disminución de procesos penales del sistema inquisitivo, pues ahora ingresan en el sistema acusatorio adversarial oral.

En el caso de la modificación del juzgado de Maravatío se determinó suprimir su especialización en materia penal para ser “Mixto” y que resultara competente para también resolver asuntos en las materias civil, mercantil y familiar. 

En el caso de Uruapan, el Consejo modificó la especialidad del Juzgado Segundo Penal para crear el Juzgado Tercero Familiar de esa demarcación; asimismo, en Zamora se ordenó el cambio de tres juzgados (dos penales y uno civil) para que conocieran exclusivamente de la materia familiar. 

De igual forma, destaca la ampliación de competencia de un juzgado penal en Zitácuaro que ahora conoce también de lo civil, por lo que ya se denomina Juzgado Mixto y, en el mismo distrito judicial, uno civil cambió para ser el segundo familiar. 

Finalmente, en Morelia, para dar agilidad a la atención de los asuntos en materia oral familiar, se determinó que el Juzgado Segundo de la materia conociera exclusivamente de los procesos orales establecidos en el Código Familiar del Estado de Michoacán, y por lo tanto cambió su denominación a Juzgado Séptimo Oral Familiar; y el Juzgado Cuarto Penal recientemente modificó su especialización y su denominación a Juzgado Octavo Oral Familiar. 

Es importante resaltar que las y los servidores públicos que laboraban en los extintos órganos jurisdiccionales han participado en esquemas de capacitación teórica y práctica en el Instituto de la Judicatura para reforzar conocimientos y actualizarse en las nuevas competencias. Así, las determinaciones del Consejo implican que se preserva la fuente laboral, se aprovecha el recurso humano y, por ende, la experiencia del personal.