MORELIA, Mich., 27 de febrero de 2016.- Luego del homicidio registrado la tarde de este sábado en la calle Luis Enrique de Guzmán 125, en la colonia Ejidal Isaac Arriaga, de esta capital michoacana, los vecinos aseguran que el ahora occiso no tenía buena relación con ellos.

De acuerdo con habitantes de la zona, constantemente el hombre, de más de 40 años de edad y de quien solo saben que se llama David, molestaba a los ciudadanos que transitaban por la zona.

Incluso, refieren que ante ese temperamento los niños que viven en las inmediaciones no tenían la confianza de salir a jugar, pues le tenían miedo.

Una de las presentes indicó a Quadratín que la víctima tenía problemas “con todo mundo” y que en la colonia la mayoría prefería no hablarle para evitar una mala respuesta.

“Incluso se veía ansioso, como que estaba mal, lo veía aquí afuera como preocupado, como que ya sentía algo”.

Otro de los vecinos que estaba en el sitio refirió que luego del ataque, muchos optaron por dejar el cuerpo, sin acercarse siquiera curiosos, y esperar a las autoridades, pues había quienes al percatarse del hecho y de la identidad de la víctima seguían sus actividades sin inmutarse.

“No te podía ver aquí frente a su casa porque te gritaba desde arriba que qué hacías, si lo estabas espiando o qué, y bajaba y te quería agredir, siempre, por eso a muchos ni les importó lo que pasó”, aseveró uno de los presentes.

Otros más murmuraban que aunque es lamentable el hecho, terminaba con los conflictos que constantemente se tenían con la víctima.

Su versión de los hechos

Sobre el hecho, indicaron que aproximadamente a las 15:50 horas la víctima se encontraba afuera de su vivienda, y cuando intentó ingresar, un taxi pasó por la zona y los ocupantes le dispararon en varias ocasiones.

Esto provocó que otros vecinos acudieran al sitio y los que viven cerca salieran a tratar de ver lo que ocurría, pues escucharon varias detonaciones.

Pese a que el incidente se dio alrededor de las 16:00 horas, las unidades tardaron en llegar más de media hora, según los vecinos, pues acudieron después de las 16:30 horas y se llevaron el cuerpo minutos después de las 18:00 horas.

Afuera de la vivienda se observa la mancha de sangre justo en la entrada principal y los orificios causados por las balas, además de que en el piso se observaban las marcas que los peritos hicieron para marcar donde se encontraban los casquillos percutidos.