MORELIA, Mich., 4 de octubre de 2015.- La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) detectó el manejo irregular de 86 toneladas  de residuos peligrosos, entre los que destacan agua contaminada con aceite y baterías usadas plomo-ácido, así como catalizadores, aceites y lubricantes usados, entre otros, lo que derivó en el inicio de 14 procedimientos administrativos.

De acuerdo a un comunicado de prensa, las acciones anteriores son producto de la puesta en marcha  del 7° Operativo Nacional sobre Transporte y Movimiento Transfronterizo de Materiales, Sustancias y Residuos Peligrosos 2015, efectuado los días 28 y 29 de septiembre pasados, a través del cual se verificó el manejo adecuado de un total de 29,123 toneladas de éstos.

Destaca en el marco de dichas actuaciones la puesta a disposición ante el Ministerio Público Federal (MPF), con sede en la Ciudad de Tecate, Baja California, de  2 personas que transportaban baterías usadas sin autorización.

En el Operativo Nacional se contó con el apoyo de 190 elementos de las Policías Federal (PF), estatales y municipales; 59 funcionarios de la Administración General de Aduanas; así como 47 de  las Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA),  Marina (SEMAR) y  Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (SAGARPA). De PROFEPA participaron 319 Inspectores Federales.

Durante  este 7° Operativo coordinado por la Subprocuraduría de Inspección Industrial de la PROFEPA,  se verificaron un total de 4,124 unidades, de las cuales 3,161 corresponden a vehículos de carga revisados a lo largo de 92 puntos carreteros; mientras que 963 contenedores  fueron inspeccionados en 14 aduanas fronterizas, 7 marítimas y 4 aeroportuarias.

Se verificó el traslado adecuado de 13,927 toneladas de materiales y sustancias peligrosas, así como de 2,349 toneladas de residuos peligrosos y 12,847 toneladas de otras mercancías no reguladas por la  Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), lo que da un total de 29,123  toneladas.

Cabe señalar que personal de la PROFEPA en el estado de Baja California detectó en la caseta de cobro Mexicali-La Rumorosa un camión en el que se transportaban alrededor de 133 acumuladores automotrices usados, que contenían ácido y plomo, cuyo conductor y su acompañante no presentaron el permiso correspondiente para el traslado de dicho material el cual es considerado un residuo peligroso.

Acto seguido, se procedió al aseguramiento precautorio de las baterías con el fin de evitar un posible riesgo ecológico, mientras que con el apoyo de los elementos de la Policía Federal, los dos sujetos fueron puestos a disposición del Ministerio Público Federal (MPF) con sede en la Ciudad de Tecate, Baja California para que éste determine su situación jurídica.

El trabajo coordinado entre todas las dependencias involucradas en este Operativo Nacional permitió a la PROFEPA revisar simultáneamente al menos 526 vehículos de carga por hora en los puntos carreteros, ubicados en las 31 entidades participantes y 120 contenedores de carga por hora en las aduanas marítimas, fronterizas e interiores.

El objetivo principal de los operativos nacionales es verificar que los materiales, sustancias y residuos peligrosos sean transportados con un manejo ambientalmente adecuado a lo largo y ancho del país, además de que los movimientos transfronterizos de éstos se lleven a cabo en estricto apego a la normatividad ambiental vigente.

Con este tipo de acciones, la Procuraduría contribuye a inhibir el tráfico ilegal de los materiales, sustancias y residuos peligrosos para  prevenir comportamientos ilícitos y fomentar una cultura de cumplimiento ambiental en el transporte de este tipo de residuos, protegiendo el medio ambiente de nuestro país.