MORELIA, Mich., 15 de octubre de 2019.- Con una buena cantidad de público, se presentó la noche de este martes en Morelia la ópera Madama Butterfly, considerando que este género no es un evento frecuente en la capital michoacana. La interpretación de la soprano Laura Alonso Padín, sobresalió, en una noche de errores que no desmereció el trabajo.

Con quizá tres cuartas partes del aforo del Morelos, la ópera dirigida por Manuel Valencia tuvo un buen debut ante el público moreliano, pese a que el encargado del subtitulaje andaba de fiesta y en varias ocasiones retrasó o adelantó los diálogos, algo que no molestó al público, que más bien pareció divertido.

Durante aproximadamente dos horas, los cantantes Laura Alonso, de reconocida trayectoria; María Dolores Zavala, Rogelio Marín, Pablo Atahualpa, Armando Vega, José Orozco Medina, Yaceli Delgado, y Francisco Javier Contreras llevaron la obra con algunos detalles que en algunos momentos rompieron el drama de la tragedia de Puccini.

El público asistente a esta ópera contrastó en todo momento; algunos asistieron al Morelos ataviados de manera elegante como dictaría la etiqueta, otros más con desenfado.

Lo que sí fue un tanto molesto para muchos asistentes fue que el graderío bien podría parecer un mercado de “garnachas”, ya que algunos rompían el momento de la ópera al abrir sus paquetes de frituras, al destapar los refrescos, o al morder los crujientes nachos bañados en queso amarillo y chile.

Para los puristas, algunos de estos detalles debieron deshacerles la noche, pero para la mayoría del público, la noche le pareció buena y despidió el trabajo operístico con un sonoro aplauso.