MORELIA, Mich., 13 de octubre de 2021.- El filme Una película de policías estará en competencia en la Sección de Largometraje Mexicano de la décimo novena edición del Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM). Dirigida por Alonso Ruizpalacios, esta película es una ficción con bases documentales que busca indagar sobre la vida de los policías.

Al respecto, Alonso Ruizpalacios expuso que la película empezó como una necesidad de hacer algo que fuera más allá de un entretenimiento; “fue como una necesidad, quizás un poco ilusa, de sentirme útil”, explicó el director.

Manifestó que estaban al final del sexenio de Peña Nieto cuando se empezó a trabajar el proyecto, y el director tenía ganas de hacer algo que le diera la sensación de sentirse útil.

Las productoras también deseaban trabajar en algo así, estaban haciendo muchas cosas, y son eminencias en el documental en México, expuso Ruizpalacios.

Ahí salió la propuesta, porque el director también quería hacer un documental. Lo primero que se pensó fue en un documental sobre la crisis de corrupción y la impunidad en México, y fue un proceso muy libre de varios años, donde revisaban información y entrevistaban personas relacionadas a la seguridad pública.

Ahí fueron encontrando el tema, porque siempre los policías eran las figuras que más les interesaban de todo lo que veían, porque además se le hacían lo más cinematográfico.

Se dieron cuenta de que los policías, hasta los más estoicos, los que están en las intersecciones de las calles, son un arsenal de historias, tienen muchas historias. Entonces conectó con los policías, ya que muchos de ellos son buenos narradores y están ávidos de compartir sus experiencias.

Elena Fortes, productora de esta película, dijo que para ella fue muy importante trabajar en Ambulante, gira de documentales, lo que le ayudó, y siempre tenía ganas de estar del otro lado contando historias; “finalmente la ficción y el documental son mucho más cercanos de lo que uno percibe, y eso se debe en gran parte a cómo ha estado categorizada y estructurada la exhibición del cine”.

Quisieron contar esta historia de policías de una manera muy diferente, dijo y explicó que ha sido fascinante estar en todos los procesos que han hecho para llevar a cabo una película, y que ya no regresaría al otro lado.

Daniela Alatorre, también productora de la película, aseveró que al trabajar con Alonso Ruizpalacios, sabía que no sería un documental cualquiera, sino uno muy diferente. Expuso que finalmente hay una búsqueda por el juego, que para ellos resultó interesante. Durante mucho tiempo estuvieron revisando sobre los escenarios posibles, sabiendo que tenían en la mano un tema complejo, que había que apostarle a algo que tuviera un juego, que te posiciona en un lugar diferente, que generara una conversación, que no estuviera tratando de dar todas las respuestas.

La actriz Mónica del Carmen, una de las protagonistas de Una película de policías, señaló que viene de un lugar donde el servicio a la comunidad es un concepto cultural y personal muy poderosos, que de pronto en estas comunidades más amplias no se nota.
Dijo que la ficción presta un servicio a la comunidad, porque ayuda a reflejarse y a conocer otras realidades, “y Una película de policías, su labor como servicio a la comunidad, es exponer esa experiencia de vida que no conocemos, que en este caso está reflejada en estos dos personajes, Teresa y Montoya, y justamente no tenemos idea de lo que son como personas, porque además tenemos una idea de la policía muy prejuiciosa”.

Hacer esta película también es vencer los prejuicios que ya tenía, reconoció, como ser parte de esta comunidad a la que ahora pertenece. “La policía es para mí como… por un lado está el prejuicio, y por el otro lado está lo que yo entendí en este proceso, muy rico, muy minucioso, llevado de la mano de la producción, de Alonso, y de hombres y mujeres policías que participaron en el documental”.

Por su parte, Raúl Briones, protagonista de la película señaló que el arte le cambió la vida, y no escatima en los procesos. Expresó que desde hace tiempo ha participado en distintos proyectos con el director, en esa necesidad de profundizar, encontrar de manera inquieta los temas que les interesan, en los cuales se puede decir algo o aportar algo.

Contó que ya había tenido inquietud por los policías en alguna marcha por los 43 desaparecidos de Ayotzinapa. Después se reunió con el director y éste le hizo la sugerencia, una oferta que de inició le llenó de miedo, reconoció, y que partió de ese miedo para decir que sí a un caldo de cultivo, y además meterse en las entrañas de la policía en México, que no había otra manera de acceder a es el mundo sino a través de esto, de su trabajo como actor.