MORELIA, Mich., 19 de septiembre de 2020.- Se espera que para diciembre de este año se realice una edición más de la Feria del Libro para la Paz y la Esperanza. Se buscará que sea presencial, y si no lo permite la pandemia, será virtual, señaló el poeta Uriel Ramírez, quien recibió este sábado un galardón por su lucha en la búsqueda de la paz.

El poeta, creador de esta feria a través del colectivo Revolución Cultural, indicó que se buscará que esto se realice en el mes de diciembre , algo que señaló Cardiela Amezcua, secretaria de Cultura de Morelia, durante el evento de entrega de los galardones como un reconocimiento para los agentes de la paz. El poeta aseguró que Cardiela y el propio Raúl Morón, edil de Morelia, están animados para que esta feria se realice en diciembre, “ojalá sea posible”, expresó.

Respecto a las condiciones de la pandemia que podrían sumar a favor o en contra de que se haga este evento, el activista y poeta manifestó que eso dependerá del semáforo en Morelia y de la situación que se esté viviendo en la capital michoacana, ya que él radica en Apatzingán; “ojalá se logren bajar los contagios de aquí a diciembre, para que sea posible ese evento, porque es en una plaza pública y aunque me imagino que llevará todas las medidas de sana distancia, debe buscarse que no implique un riesgo”.

Podría ser virtual,’señaló Uriel Ramírez, “la librería, la editorial de México que participa con nosotros en varios lugares del país, quisiera que fuera presencial porque para ellos lo virtual sí funciona para propagar el arte y que la gente vea los eventos culturales, pero para cuestión de venta de libros, les funciona más que sea presencial”, aseveró.

Uriel Ramírez manifestó que las poemantas, una suerte de mensajes poéticos a través de mantas a manera de lo que suele realizar el crimen organizado,  son reconocidas como impulsoras de paz en el mundo.

Recordó que éstas llegaron a Morelia hace unos tres años, y recientemente se realizó una fiesta de estos materiales, la cual se convirtió en mundial. Ahora llegaron poemantas de Australia, de Asia, de Europa, prácticamente de todo el mundo, aseguró.