MORELIA, Mich., 12 de febrero de 2019.- A la llegada del nuevo rector del Conservatorio de las Rosas en la figura del maestro guitarrista Raúl Olmos, esta institución académica ha empezado a firmar acuerdos con los gobiernos municipal y estatal con el fin de fortalecer la actividad musical, tanto en el propio Conservatorio como en los gobiernos.

Al respecto, Cardiela Amezcua, responsable de las políticas culturales en el municipio, señaló que tendrán una firma de acuerdo donde el Conservatorio se abre para tener presencia en el municipio, sobre todo en las tenencias y algunas colonias, “porque es patrimonio de todos”, argumentó.

La funcionaria municipal recordó que la capital michoacana ostenta el nombramiento de Ciudad Creativa de la Música, lo cual hace que el Conservatorio juegue un papel elemental en ese nombramiento, por lo que la ciudadanía podrá estar en contacto con la música de cámara de manera más frecuente.

Por su parte, Víctor Manuel Pineda, asesor de la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum), refirió sobre un convenio y adelantó que debido a éste Conservatorio será fuente de integración de músicos para la Orquesta Sinfónica de Michoacán (Osidem).

Expresó que el Conservatorio, por la experiencia educativa y en formación musical, le pedirán apoyo para formar alumnos en municipios de alta marginación, aprovechar su experiencia para generar, de entrada, cuatro o cinco orquestas en municipios con mucha violencia. Ya se verán los detalles del convenio, indicó.

Por su parte, Ramón Ramírez, vicepresidente de la Junta de Gobierno del Conservatorio de las Rosas,  dejó entrever la posibilidad de que se utilice la sala 6 del Centro Cultural Clavijero (CCC) como un escenario musical alterno, puesto que tiene un piano. Todo esto a reserva de platicarlo con la directora de esa institución cultural, Sandra Aguilera.

El vicepresidente indicó que también hablará con Amezcua para que puedan utilizar escenarios de la ciudad, con la intención de que los estudiantes del Conservatorio puedan salir más allá de los muros de la sala Niños Cantores, y les represente también un reto.