CHARO, Mich., 20 de agosto de 2019.- Un insecto y una enfermedad son los dos males que pueden afectar a los campos agaveros, que por ahora se encuentran controlados, pero no deben descuidarse porque esos males pueden destruir un plantío completo, señaló Valente Pérez, maestro mezcalero de la vinata Espina de Oro.

El principal problema que existe en los campos agaveros es con el picudo, un escarabajo que se mete al maguey y echa una huevera, y esta se convierte en larvas y todas éstas empiezan a comerse al maguey y en poco tiempo acaban con la planta, pero además se dispersa rápidamente, indicó Valente Pérez.

En otras zonas como en Queréndaro hay un problema muy grave que aparte del picudo agrava todo: es por zonas, en ese municipio el problema es por una enfermedad, “es un hongo que ha acabado con huertas maduras; huertas completamente enteras han desaparecido por este hongo”.

El productor manifestó que han estado asesorados por biólogos e ingenieros, y a través del trampeo con feromonas han logrado combatir al picudo. En cuanto al hongo, lo han hecho por medio de fungicidas que no sean químicos, sino del tipo orgánico.

Quienes no quieren utilizar productos químicos para combatir estas plagas, recurren a hacerlo través de caldos mordaleces, los cuales consisten en una preparación de sulfatos de cobre, cal y algunos otros ingredientes que no son químicos, con eso se tratan las enfermedades, sobre todo de hongo, pero también combate al picudo, si no se muere por lo menos no se le arrima la planta.