MORELIA, Mich., 21 de noviembre de 2019.- El mantenimiento de la Casa de la Cultura de Morelia implica un gasto fuerte y ahora cuenta con poco personal de limpieza, por lo que buscan gestionar más personal y vigilancia, señaló a Quadratín José Manuel Méndez, responsable de este centro cultural que en días pasados sufrió un robo y la vandalización de sus baños.

Mantener la Casa de la Cultura de Morelia es algo complicado; ahora se cuenta con poco personal de limpieza, reconoció el funcionario quien dijo que hay tres muchachos con horario en la mañana, tarde y noche; “nos llevamos mucho material en cuestión de limpieza diaria, no puedo dar la cantidad precisa del gasto pero estamos haciendo lo posible por gestionar más seguridad, vigilancia y más personal”, expresó.

Dijo que recientemente han puesto iluminación, una nueva de luz cálida en todo el pasillo y se acaban de colocar baños nuevos, ya que desde el año 2006 no se le hacía nada al lugar en este tema. También se adquirió equipamiento nuevo como bocinas, guitarras y percusiones, explicó y dijo que han estado trabajando basándose en este formato.

El asunto de los maestros de los talleres quienes se quejaban por falta de pagos, ya se le dio solución, dijo, “hay varios maestros que nos están acompañando en impartir los talleres, es una cuestión meramente administrativa donde la misma delegación ya estableció sus acuerdos con los maestros”, explicó el funcionario quien dijo que ya tiene los contratos firmados de los profesores de los talleres.

La consigna de la Casa de Cultura es brindar el espacio únicamente para eventos culturales y artísticos, señaló el responsable de este recinto, quien aseguro hay algunas encomiendas que ya soy convenios que se han trabajado desde hace años como el caso de Morelia en Boca, el Festival Internacional de Cine de Morelia y el Festival de Música de Morelia.

En cuanto a eventos privados, dijo, han estado frenando un poco esto, no es como en el caso del Centro Cultural Clavijero donde se trabaja con una asociación civil; ellos trabajan con la estructura de la Secretaría de Cultura, así que cuando piden talleres o un espacio, se les apoya con la condición de que dejen el lugar en buenas condiciones y que haya material de limpieza.