MORELIA, Mich., 19 de mayo de 2020.- La situación actual mundial sanitaria va a determinar cómo el Festival de Música de Morelia (FMM) va a reinventarse y adaptarse a las nuevas realidades para llevarse a cabo, señaló Mariol Arias, su directora, quien dijo que las nuevas tecnologías le dan muchas posibilidades.

“El festival sigue avanzando, y tenemos ya cineminuto, imagen, programación etcétera, pero obviamente estamos todos cautelosos y esperando ver cómo se dan las cosas a nivel mundial con la situación que se está viviendo”, expuso Mariol, quien dijo que conforme vaya avanzando la situación, iran adaptando y reinventando al festival, “y adaptándonos a las nuevas realidades para llevarlo a cabo”,.

Dijo que es un hecho que el festival número 32 sigue adelante y confían en que se pueda hacer con las nuevas disposiciones; “quizá bajo una nueva proyección, una nueva manera de hacer las cosas, que da posibilidades de innovar y de reinventar”, aseveró la directora, quien dijo que siguen buscando apoyo.

Al respecto, el director artístico de la sinfonietta, Juan Felipe Molano, expuso que uno de las cosas positivas que ha dejado este momento difícil de la pandemia, “ha sido encontrarnos en una comunidad artística, saber que no estamos solos y que tenemos un montón de pares y de colegas en tantas partes del mundo, y por medio de muchas reuniones virtuales hemos estado encontrándonos con directores artísticos de otros lados de manera permanente”.

Acotó que una de las cosas en las que se está avanzando en todos los continentes, es que el siguiente año que probablemente se está en la búsqueda de la vacuna para el coronavirus, se haga la realización de muchas orquestas de cámara; “casi todas las orquestas sinfónicas estarán buscando ir al concepto de orquestas de cámara”.

En este sentido, dijo que la sinfonietta del FMM es uno de los ensambles que el mundo está mirando, porque ese va a ser el futuro por lo menos durante el próximo año, “y poder tener la posibilidad sobre un ensamble que se ve mucho más certero que una orquesta de 120, con un coro detrás, que es una imagen que probablemente vamos a esperar un poco para volver a ver, y que todos queremos, pero creo que la sinfonietta nos brinda esa posibilidad”.

En una segunda intervención, la directora del FMM dijo que en ese momento van a ver cómo se va a poder manejar el festival; “vamos dando pasos, hemos descubierto que las nuevas tecnologías nos han dado muchísimas posibilidades, e incluso hemos estado pensado en opciones de hacernos un poco híbridos en un momento dado”, expuso.

Dijo que el objetivo del festival, por un lado, es llevar lo mejor de la música de mundo a cuantas más personas sean posibles, mientras más gente mejor, y eso es una posibilidad, y además esta parte formativa, dijo, entre más gente pueda recibir todo esto, es muy importante”.

A su vez, Javier Álvarez, asesor del festival, expuso que a donde se regrese, de todas maneras se van a tener que plantear nuevas maneras de presentar las cosas, “inclusive probablemente se tenga que repensar el tipo de repertorio que pueda presentar, porque presentar una segunda sinfonía de Mahler con coros y orquesta, quizá no sea lo más conveniente; ni para el público ni para los músicos en el escenario”.

En ese sentido, el músico dijo que hay que estar conscientes de que la información es dinámica, la situación misma tiene una gran fluidez y que llegado el momento se tendrá que actuar de manera inteligente, “pensar en soluciones que estén fuera de la caja que tenemos normalmente construida, y sobre todo que logren difundir y plasmar la labor que hace el festival… de cualquier manera, formas vamos a encontrar”.