TZINTZUNTZAN, Mich., 13 de febrero de 2019.- Con una expectativa mucho mayor a 4 mil visitantes, se realizarán las fiestas patronales del Señor del Rescate en el municipio de Tzintzuntzan, fiestas donde participa la mayoría de la población y que han tomado fuerza porque tienen un origen prehispánico, señalaron los organizadores.

En una rueda de prensa, la primera realizada en Tzintzuntzan, según uno de los organizadores, se dieron a conocer las actividades relacionadas con la tradicional fiesta en honor del señor del rescate de Tzintzuntzan 2019, una fiesta mayoritariamente religiosa aunque también de corte social y cultural.

Emmanuel Hernández, presidente municipal de Tzintzuntzan, indicó que tiene la intención de dar a conocer estas fiestas, no solamente dentro del estado, sino al interior del país; una celebración muy importante para su municipio, dijo, y para la capital del Imperio Purépecha porque es la celebración de su patrono, el Señor del Rescate.

Por su parte, el profesor Salvador Saldívar, representante de la comisión del pueblo, realizó una reseña histórica sobre la fiesta del Señor del Rescate; dijo que la imagen llegó a la región desde el establecimiento de las órdenes religiosas en Tzintzutnzan en 1527, una de las representaciones culturales indígenas de la Pasión de Cristo que genera devoción en el claustro del convento franciscano.

A fines del siglo 17, dijo, llegó una epidemia de viruela a esta región que cobró muchas víctimas. El profesor explicó que en esos días el guardián del lugar miró la imagen del Señor del Rescate buscando consuelo, a partir de eso, para la gente la imagen religiosa cesó la peste. Desde este entonces días antes del martes de carnaval van a Tzintzuntzan peregrinaciones a pagar mandas con milagros,retablos, sirios, danzas y música en honor al Señor del Rescate.

Dijo que la imagen no es la original porque ésta desapareció en 1943, cuando se quemó el templo, por lo que es probable que se haya quemado.

El representante de la comisión informó sobre todas las actividades que realizan en el marco de esta fiesta, que involucra a cargueros, bandas de música, danzantes, y en general a toda la población de Tzintzuntzan que recorren las calles en un ambiente festivo.

A su vez Jesús Alonso, integrante de la danza en honor al Señor del Rescate, señaló que la danza la hizo su madre al menos en la década de los sesenta y desde entonces se ha formado una tradición en Tzintzuntzan. Su madre no lo hizo por generar una tradición; lo hizo porque ofreció una manda al Señor del Rescate. Desde entonces con la familia se han puesto de acuerdo para hacer la danza, y se ha convertido en una tradición.

A su vez, el párroco de la comunidad, Raúl Morales, dijo que esta fiesta parte de la base de la fe pidiéndole a Dios por los favores recibidos a través de mandas o peticiones, “es una fiesta muy antigua que tiene sus raíces profundas desde la cultura purépecha, que encaja en todo lo que se conoce como esos lugares ceremoniales tradicional; esta fiesta tiene un ancla en la época prehispánica, externó.

El religioso explicó que por eso de toda la región, todo el Imperio Purépecha, vienen a esta fiesta “porque vienen como recordando esa parte prespanica en la que todo el Imperio se congregaba”. Dijo para celebrar su fe ahora con el proceso de evangelización cristiana se pueden retomar muchas cosas que los colonizadores retomaron y vieron oportuno.