MORELIA, Mich., 23 de julio de 2019.- La comunidad de Pichátaro del municipio de Tingambato, enfrenta un decrecimiento en los talleres artesanales de muebles de madera por falta de oportunidades laborales en la propia comunidad, y además también han tenido problemas debido a la tala inmoderada y clandestina.

El artesano mueblero Mario Morales, manifestó que hace pocos años en la comunidad había entre 600 y 850 talleres artesanales, los cuales han ido desapareciendo porque la gente busca otras alternativas para mantenerse, “muchos han sido contratados en Estados Unidos, otros se van a lo del campo, llegan empresas y se los llevan. No es que no quieran hacerlo; tiene que buscar otra alternativa de sustento”, manifestó.

En el marco del anuncio de la Feria del Mueble Rústico y Textil Bordado y el 28 Concurso de Artesanías de Talla de Madera, Muebles y Textil de Algodón Bordado, el artesano resaltó la conveniencia para la comunidad que se realiza en estas ferias, porque durante esta temporada aumentan las ventas hasta un 50 por ciento, pero también van a diferentes ferias en el país, a estados como Guanajuato, Jalisco, Ciudad de México, Estado de México, entre otros.

Mario Morales aseveró que ha ido en aumento un fenómeno; la compra de los muebles por personas de la región, quienes por lo regular compran recámaras, comedores, roperos y vitrinas.

Finalmente, el artesano mueblero externó que han tenido problemas también porque hay una escasez en la materia prima, lo cual lleva a adquirirla en otros lados, y eso encarece los productos. La situación se ha puesto difícil por la tala, y además va gente de otras comunidades a robar madera.