Entre la sierra y Tepic está el cerro Los Metates donde viven unos 800 wixárikas que eligieron el turismo como una forma de conservar su cultura y de sobrevivir, lo que les ha costado el rechazo de su etnia y la discriminación en la ciudad.