MORELIA, Mich., 29 de diciembre de 2019.- En nuestro país, los días 28 de diciembre suelen ser para gastarle una broma a los amigos, ya que se recuerda el Día de los Santos Inocentes. Esta fecha, su origen, no tiene nada de broma, está íntimamente relacionada con la religión cristiana, ya que recuerda la matanza de niños menores de dos años en Belén, ordenada por Herodes Primero apodado El Grande.

“Inocente palomita que te dejaste engañar”, suele ser la frase que utiliza la gente tras jugarle una broma a otro. Más que estar relacionada a una fecha trágica, parece ser que la palabra ‘inocente’ se asocia a la ingenuidad y por ello se gastan estas bromas, para exhibir lo ingenuo que se suele ser al creer una mentira.

Según el Evangelio de Mateo, uno de los libros del La Biblia, en el versículo 2:1-12, refiere a un episodio que históricamente no tiene una fecha exacta; la matanza en niños menores de 2 años a través de una orden de Herodes primero porque buscaba realmente asesinar a Jesús el hijo de Dios y rey de reyes de esta manera conservaría el trono.

Las escrituras bíblicas del Evangelio de Mateo, dan cuenta de que esta tragedia se desencadenó debido a que los Reyes Magos venidos de Oriente, se presentaron ante Herodes y le preguntaron dónde podrían encontrar al Rey de los Judíos, situación que alertó al monarca porque no quería perder el poder.

Herodes buscó saber el paradero de Jesucristo, y como no fue fácil hacerlo, se le ocurrió ordenar la matanza de todos los menores de dos años que habían nacido en Judea, y de esta manera poder eliminar esa amenaza que él sentía. Un sueño que tuvo José, padre en la tierra de Jesús, le alertó del peligro y pidió que junto con María y el niño huyeran a Egipto, cosa que hizo.