MORELIA, Mich., 5 de julio de 2018.- Para la cronista y periodista Magali Tercero, la crónica nunca ha tenido demasiada presencia en el periodismo, “se ha perdido”, externó en una entrevista y aseguró que tiene mayor presencia en revistas porque los diarios no tienen ni espacio ni tiempo. Para la crónica, el pacto por la verdad es fundamental.

“Son realmente las revistas las que publican crónica porque generalmente los diarios no tienen espacio ni tiempo para que un reportero esté seis meses investigando un tema; no tienen tiempo para hacer eso. Sí ha perdido lugar, ahora la crónica se hace más en los libros”, expresó la cronista antes de iniciar el Taller de Crónica Literaria que impartirá en el Centro Cultural Clavijero hasta el próximo viernes.

“Yo creo que sí la hay”, dijo la cronista en referencia a si existen diferencias entre la crónica como género periodístico y la de índole literario. “básicamente la crónica literaria lo que exige del autor es un manejo impecable del lenguaje, es una sensibilidad muy grande ante las palabras y ante los significados más profundos de las palabras”, indicó.

Magali Tercero prosiguió: “por ejemplo, en la crónica periodística importa el tema, importa que el tema sea más o menos coyuntural. Normalmente en la crónica periodística no debería de haber prisa porque el periodista que hace crónica retoma las cosas, pero una crónica literaria no tiene que tratarse de un tema coyuntural, puede ser como lo que hacía Guillermo Prieto en el siglo 19, que es uno de los primeros cronistas que comienza a hablar del México que ya nació y de nosotros los mestizos (…) no hay prisa en la crónica literaria, lo que hay es una obligación de escribir bien y con mayor profundidad”.

En cuanto a si la inmediatez afecta a la crónica, la cronista dijo que sí lo hace “pero yo creo que nos adaptamos. Sí afecta porque los cronistas que son freelance’ no pueden estar ganando dinero constantemente si una crónica les toma seis meses por ejemplo, es como más complicada esa parte, ahora que ya se está haciendo el libro ha mejorado lo económico”.

Destacó a autores mexicanos contemporáneos en la crónica como Diego Enrique Osorno de Nuevo León, quien ha estado haciendo crónica sobre situaciones de violencia que se desataron en Monterrey, y ahora todo lo ha trasladado al video, “ha hecho dos videos, el de la entrevista al alcalde Mauricio (Fernández Garza), de San Pedro Garza, que es un gran trabajo”. 

También mencionó a Alejandro Almazán, quien también es muy visual, “es que la gente de entre 38 y 40 años está haciendo crónica muy interesante, porque ya se formaron en una cultura muy visual; video, televisión, MTV inclusive, muchos de ellos escriben, sobre todo Almazán, planteando escenas de pelicula, va una escena tras otra y ya arman un contexto completo, ya están escribiendo novela.

Mencionó también a la veracruzana Fernanda Melchor, quien es más joven, “como del 82”,  y es una cronista que ha sacado un par de novelas ‘formidables’ dijo.

Fuera de México, habló de los argentinos Martín Caparrós y Cristian Alarcón, éste último chileno pero está en Argentina en una revista llamada Anfibia, y toma el aspecto judicial y lo desarrolla con la crónica y el periodismo, expuso Magali Tercero.