MORELIA., Mich, 29 de noviembre de 2015.- Inolvidable fue el concierto que se vivió de Café Tacuba y Zoé  en la Plaza Monumental el pasado sábado, en el que convocaron a miles de seguidores.

El primero en salir al escenario, por cuestiones de trayectoria, fue el grupo Zoé, dando inicio con la canción 2012, para después continuar con 10 am, fin de semana, últimos días, vía láctea, con esta última cabe destacar, el público se llenó de energía y comenzó a corearla junto con el cantante León.

Nada, arrollo de estrellas, Poli, Andrómeda, labios rotos, reptilectric y soñé, momento en el que Leo hizo una pausa debido a que se presentaron problemas técnicos, por lo que comenzó a cantar a capela Paula, y continuó con no me destruyas, poco antes de finalizar la presentación de la banda, Larregui  dijo “Viva México, el México que nosotros queremos, no el que está pasando ahorita” para despedirse con Love.

Y al poco tiempo de haberse despedido del escenario Zoé, los integrantes de Café Tacuba salieron con una increíble energía que demostraron desde el inicio con la canción ingrata, seguir con las florea, olita del altamar de su último disco nombrado El objeto antes llamado Dios.

Volver a comenzar, déjate caer, pachuco, baile de salón, chica banda, como te extraño, ya no puedo más y el puñal y el corazón.

Rubén Albarrán, mandó un mensaje a los asistentes comentando que: “hay que solidarizarnos con los 43 chicos de Ayotzinapa, con las víctimas de los atentados terroristas de París, pero si nos solidarizamos con ellos, también nos tenemos que solidarizar con las víctimas en Siria; Líbano, Palestina; todos deseamos una vida sin violencia y al igual que nos infringen violencia y de la misma forma en que algunos infringen violencia en nosotros, nosotros también la infringimos en nuestros hermanos los animales, la industria alimenticia puede ser muy cruel”.

La noche transcurrió y la adrenalina de la gente, las buenas vibras y el excelente ambiente fueron los ingredientes que faltaban para que los asistentes se unieran para bailar, aplaudir y corear las canciones de las dos bandas con los artistas.