MORELIA, Mich., 16 de marzo de 2019.- A diferencia de los últimos días, este sábado está nublado y bajó un poco la temperatura. Sin embargo queda la sensación de un calor húmedo, no tanto como en la playa pero si con un ambiente similar debido al segundo Festival del Mar que se realiza en los jardines del Centro de Convenciones y Exposiciones de Morelia (Ceconexpo)

Desde la entrada dos mujeres ataviadas como hawaianas reciben al público y enseguida una serie de stands ofrece sus productos al visitante. Ahí se oferta joyería, café, jabones artesanales, licores, productos marinos, utensilios de cocina y hasta longaniza y carne adobada de Huetamo.

Recién se ha inaugurado pasadas las 13 horas y poco a poco las personas van llegando para disfrutar de los mariscos que ofertan 23 restaurantes de la ciudad ahí reunidos, aprovechando las fechas de Cuaresma y la cercanía con las vacaciones de Semana Santa. En total hay 70 oferentes de distintos productos.

Pero como nunca falta el prietito en el arroz, habrá quienes no gustan de la cocina del mar. Para ellos, la organización del evento previó llevar algo de carne de res o de cerdo para que no haya pretexto en acompañar a la familia amante de la gastronomía del mar.

“Hay muchos valientes mujeres y hombres que abonan a la economía, que hay tres detonantes muy importantes en la ciudad: el turismo, el comercio y la industria, la poca que hay”,


Señaló el regidor Gaspar Hernández Razo durante la inauguración.

En ese acto protocolario también estuvo presente Cardiela Amezcua, secretaria de Cultura de Morelia, quien dijo se genera un sistema de economía desde los que sacan los productos del mar pasando por los que los convierten en una deliciosa comida y hasta los que consumen; es una cadena de valor productiva donde hay muchas familias involucradas.

Raúl Ceniceros, organizador de este evento, fue breve, dijo que han tenido que salir a las calles para demostrar lo que hacen, y de esta manera se vaya fomentando la realización de este tipo de eventos que le dan un crecimiento a la economía de la ciudad.

Una oración en hawaiano y una danza polinesia dieron el inicio oficial al Festival del Mar, que durante dos días ofrecerá una variedad de platillos del mar, bebidas artesanales, y la posibilidad de sacarle alguna ventaja al calor que se vive de entrada a la primavera.