De acuerdo a un comunicado de prensa, desde su origen, la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo ha sido solidaria con las comunidades indígenas, con la fundación del Hospital de Santa Fe, por Tata Vasco, hasta hoy con el Centro Nicolaita de Estudios de los Pueblos Originarios, ubicado en la ciudad de Pátzcuaro, recordó el rector.

En el patio central del edificio de la Facultad de Economía “Vasco de Quiroga” en donde se instalaron desde temprana hora habitantes de la comunidad de Cuanajo, acompañados de su enlace, Efraín Juárez Vega, el rector dio la bienvenida a los comerciantes, externando el respeto que hacia ellos profesan los nicolaitas e hizo votos para que a través de estas actividades, los alumnos se hermanen con la cultura, costumbres y necesidades de nuestros pueblos indígenas.

Rodrigo Gómez Monge, director de la Facultad, explicó que esta actividad busca familiarizar a los alumnos de Economía con una de las costumbres comerciales ancestrales más antiguas, como lo es el trueque y anunció que próximamente se ofrecerá en la dependencia a su cargo el Doctorado en Institucional en Economía Social Solidaria, producto del esfuerzo de quien será su coordinadora, Josefina Cendejas Huerta y las actividades que en torno a la economía de género ha desarrollado la investigadora Erika Piña Romero.

A nombre de los pequeños comerciantes de Cuanajo, Efraín Juárez Vega expresó su agradecimiento hacia la Universidad, por las facilidades y beneficios que han recibido con la organización de este mercado de trueque, en donde madres y jefas de familia encuentran una posibilidad de intercambiar productos originarios como plantas, paltillos regionales, artesanías en madera y bordados, por otros insumos que son difíciles de conseguir para ellas.

Por parte de la Casa de Hidalgo, el coordinador de esta actividad, Juan Carlos Hidalgo Sanjurjo, explicó que mercado de trueque en Michoacán constituye una red económica que no solo propicia la circulación de productos de una comunidad a otra, sino el establecimiento de un sistema de intercambio cultural y un ambiente de solidaridad social, todo lo cual contribuye a fortalecer las condiciones materiales de reproducción, así como los nexos de identidad étnico-cultural de la población de la región.

Debido a la buena respuesta de la comunidad nicolaita, anunció que para el próximo ciclo escolar se buscará extender el mercado a otras facultades, como una actividad de responsabilidad social y una alternativa de hermanamiento con los pueblos indígenas de la región.

Posteriormente, el rector intercambió cuadernos, lápices y plumas por platillos, frutas y otros objetos con las y los habitantes de Cuanajo, quienes son transportados de manera gratuita por parte de la Universidad Michoacana desde su lugar de origen.