A pesar de que faltan dos semanas para ingresar de nuevo a las aulas, algunos padres de familia no han comprado los útiles escolares y otros más optaron por hacerlo en pausas.