MORELIA, Mich., 7 de diciembre de 2018.- No puede hablarse de educación sin inclusión, la diferencia entre seres humanos nos enriquece y es parte de la vida, por lo que las personas con discapacidad deben tener acceso a la educación y sus espacios en situaciones de equidad, en donde sus compañeros y docentes observen valores de tolerancia, respeto y empatía, manifestó el rector de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Medardo Serna González.

De acuerdo a un comunicado de prensa, durante la entrega de reconocimento a los profesores nicolaitas que decidieron capacitarse a través de un curso promovido por la Secretaría Académica de la Casa de Hidalgo para atender con equidad e inclusión a alumnos con discapacidad, el rector enfatizó en la necesidad de que en forma sistemática y ordenada se avance en la Institución hacia una cultura de inclusión en el aula, entre compañeros, profesores e instalaciones adecuadas para las personas con discapacidad.

Acompañado en el presidium por el secretario Académico, Jaime Espino Valencia y la coordinadora de Responsabilidad Social y Capacitación Docente, Fabiola González Betanzos, responsable del Taller de Capacitación para la Inclusión, Medardo Serna manifestó que alcanzar la inclusión es un valor que debe partir de la convicción de que cada ser humano tiene sus particularidades y que debe ser parte de la forma de ser y actuar de todos los ciudadanos.

Alberto Hernández Ramírez, director general del Consejo Estatal para Prevenir y Eliminar la Discriminación y la Violencia, destacó que la sociedad debe proporcionar a las personas con discapacidad la oportunidad de desarrollarse en un ambiente laboral, educativo, urbano y legal de inclusión.

No se trata de dotarles en materia educativa con espacios especiales para su condición física, sino de incluirlos en los espacios generales para que el resto de la población los trate con equidad, con igualdad de oportunidades y los acepte tal como son.

Afirmó que prevalecen en el país conductas y acciones que exluyen a las personas con alguna discapacidad, lo cual lleva a marginarlos de los espacios de toma de decisiones, sin reconocer que la discapacidad es parte de la condición humana por lo que tienen derecho a vivir y ser incluidos en los espacios sociales, considerados como iguales.

Hernández Ramírez felicitó a la Casa de Hidalgo por emprender una labor para fomentar una cultura de inclusión dentro y fuera de los espacios educativos que repercuta positivamente en el Estado.

Fabiola González Betanzos dijo que de acuerdo a cifras del INEGI, en México existen siete millones de personas con alguna discapacidad, la cual se concentra en 7 entidades de la República, entre ellas, Michoacán, por lo que es importante para la Red del Programa Institucional de Tutorías, el preparar a los docentes para realizar su labor con inclusión.

Una educación con calidad -definió- debe garantizar la inclusión en una situación de igualdad para las personas con alguna discapacidad, que faciliten el aprendizaje y fomenten una cultura que redefina el quehacer educativo de la Casa de Hidalgo.

Durante el evento recibieron su certificado de capacitación los primeros 25 docentes nicolaitas en materia de educación inclusiva, además de reconocerse la labor de quienes impartieron el taller y colaboraron desde la sociedad civil para hacerlo posible.

También acompañó este evento Magdalenta Vargas García, presidenta y fundadora de la asociación Gato Sordo, quien recibió un reconocimiento especial por su colaboración en este esfuerzo de la Casa de Hidalgo.