MORELIA, Mich., 3 de diciembre de 2021.- La zona Sur de Morelia ha sido una de las más conflictivas en cuestión de movilidad, ya que constantemente está bloqueada por estudiantes normalistas y profesores estatales.

Por ello, los vecinos y comerciantes de ese punto de la salida a Pátzcuaro se dicen cansados de que estas cuestiones se repitan sin que haya intervención de las autoridades para evitarlas.

En un sondeo de Quadratín, los habitantes comentaron que es necesario que se implementen estrategias para que estos grupos dejen de causar afectaciones a terceros al efectuar este bloqueo en una de las vialidades más concurridas de la ciudad.

“Lo que creo que se necesita hacer es que les paguen, si les deben que les paguen y no se roben el dinero; en lugar de protestar y afectar a ma gente, deberían ir a bloquear al gobierno que es el culpable, no a nosotros, y el gobierno es el que debe poner remedio a esto”, comentó el señor Lucio.

“A nosotros sí nos afecta pero nos toca adaptarnos a todas estas manifestaciones, tenemos que buscar rutas alternas y el tráfico está pesado, y más porque en esta zona no hay otras rutas alternas; deberían buscar otras opciones de no afectar a terceros porque dañan a quienes no tenemos culpa”, opinó el señor Benjamín Rangel.

“Cuando hay bloqueos nos va mal, no vendemos nada por el cierre, quedamos incomunicados, y yo tengo que vender el producto porque como es comida, no lo puedo dejar para otro día y debo esperarme hasta que se venda.

“Esto es malo para los comerciantes y a veces uno quisiera ir y enfrentarlos porque el gobierno no hace nada, tienen derecho a manifestarse pero no bloqueando vías porque afecta a terceros y eso es delito, y pese a que uno espera que los retiren el gobierno no lo hace”, mencionó el señor José María Guízar.

“Esto es una afectación a terceros, y no entienden; nosotros como taxistas nos afecta porque no podemos entrar, tenemos que buscar rutas y se complica; hay salida pero es más lento y la gente lleva prisa; la vigilancia debe ser constante y que la ley se respete y los vecinos de aquí están ya molestos”, indicó el señor Jorge, que se dedica a taxista.

Al tema del hartazgo se suma el de la merma económica, pues para los negocios no hay clientes y pierden ingresos, de por sí escasos en esta pandemia.