MORELIA, Mich., 25 de septiembre de 2021.- María Guadalupe Garfias Rodríguez es una joven que aspira a cursar la licenciatura de Medicina en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), sin embargo, esta meta se ha visto obstaculizada.

Ello, a decir de su padre, el señor Francisco Garfias, quien refirió que su hija presentó el examen en la fecha que establecía su registro, y lo aprobó con un puntaje de 916 sobre mil 300, y que acusó que pese a ello la joven no fue aceptada.

“Cuando ella hizo el examen de admisión nos dijeron que no aprobó el examen, pero cuando metimos la primera queja a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) la contestación de la Universidad establece que mi hija sí aprobó el examen pero que no presentó el certificado de estudios de ella.

“Nosotros estamos exigiendo el lugar de ella, por eso vamos a agotar todas las instancias e incluso buscaremos un encuentro con el presidente Andrés Manuel Lópéz Obrador; incluso la Universidad ya se amparó de todo lo que pueda pasar”, acusó el padre de familia.

El padre refiere que ha buscado asesoría legal, ya que la institución le habría señalado primero que no había aprobado la prueba, y posteriormente le indicaron que le hizo falta la entrega de un certificado de estudios, pero refiere que a ellos nunca se los solicitaron previamente.

“Cuando nosotros fuimos a preguntar qué fue lo que pasó con el examen nos dijeron que lo había reprobado, pero cuando presentamos la queja en la Comisión Estatal de Derechos Humanos ellos nos dijeron que la joven aprobó pero no había presentado un certificado de estudios, pero eso nunca nos lo habían solicitado”.

Refiere que lo único que pide es que se le aclare la situación y sobre todo, se le otorgue un lugar, pues considera que su hija tiene verdadero interés de estudiar y cursar la licenciatura en Medicina y el examen la avalaría.

Puntaje no fue suficiente: UMSNH

Ante este asunto, el papá inconforme refiere que la Universidad respondió a través del abogado general la petición de los resultados obtenidos por la joven en el que le mostraban la situación, puntaje y estatus de la joven.

A su vez indica que si bien la joven obtuvo un puntaje de 916, que es mayor al mínimo, que es de 700, esto no fue suficiente para que obtuviera un lugar, pues hubo más de 3 mil aspirantes y ella quedó en el sitio 2 mil 735, cuando la convocatoria solo otorgaría lugar para aproximadamente 500.

“Los actos que reclama la quejosa no constituye una violación a su derecho a recibir una educación en igualdad de trato y condiciones, puesto que esta casa de estudios no ha afectado unilateralmente los derechos de la quejosa al modificar o extinguir una situación jurídica, toda vez que la misma inconforme aún no tiene incorporada a su esfera jurídica el carácter de alumna de la Universidad Michoacana, de ahí que no pueda afectársele”, refirió la institución en un documento enviado al padre de familia.

Pese a ello, el papá afirmó que no quitará el dedo del renglón y seguirá buscando por las vías que sean, el lugar para que su hija cumpla su meta de estudiar Medicina en esta, la máxima casa de estudios de la entidad.