MORELIA, Mich., 25 de mayo de 2020.- Los cimientos de un edificio se construyen con hombres y mujeres que dejan parte de su vida en cada espacio, porque sus enseñanzas han formado profesionistas y ciudadanos comprometidos. El Tecnológico Nacional de México, campus Morelia, ha sido el ejemplo, y en en este 2020 cumple 55 años formando  profesionistas que ahora comparten sus aprendizajes en más de 200 países.

De acuerdo con un comunicado, dos de los fundadores que son parte de la historia y orgullo de esta institución son: el maestro en Educación Física, Bertín Aguilar Pérez y maestro y trabajador administrativo, Carlos Aguilar Cortés; ambos vieron instalar la primera piedra del Instituto Tecnológico Regional de Morelia y hasta la fecha, sus ex alumnos los recuerdan con orgullo porque su trabajo en las aulas fue ejemplo para futuras generaciones.

Hace 55 años, siendo gobernador Agustín Arriaga Rivera, el subdirector de esta institución, Heber Soto Fierro, los invitó a formar parte de la historia de esta Casa de Estudios. Institución que dio un giro a la formación profesional en Michoacán y la región, porque ahora es reconocida como la “Mejor escuela formadora de ingenieros en el país”, el Instituto Tecnológico de Morelia, “José María Morelos y Pavón”, espacio que fue inaugurado por el entonces Presidente de la República, Gustavo Díaz Ordaz.

Así lo recordó con orgullo Don Carlos Aguilar Cortés: “En la época de 1965 en que se fundó el Instituto Regional de Morelia, fue el No. 12  y lo que se requería era sacar la educación y hacerla más importante ..Este Tec. fue y sirvió de ejemplo en todo el centro del país”. 

La edificación de estos espacios no solo han sido motivo de orgullo para los primeros 220 alumnos que formaron la primera generación de estudiantes, sino para sus más de 50 generaciones. Las primeras carreras que se ofrecieron en el Tec fueron: Técnico en Maquina y Herramientas, Técnico en Electricidad, Técnico en Combustión Interna, Técnico Agropecuario y se impartió la Preparatoria Técnica.

“Esto fue labor Colectiva… Yo creo que esta obra de inicio y en unos pequeños años el Tec de Morelia estaba en primer lugar de la educación en Michoacán y no solo de Michoacán sino en el bajío. Hicimos un bonito ambiente porque había objetivos bien definidos: hacer del Tec una educación próspera, una educación que realmente fuera útil a la realidad en Michoacán”. 

Para complementar la formación integral, la educación física es indispensable y el maestro Bertín Aguilar Pérez, en ese entonces con 15 años de experiencia académica en la Educación Básica, en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo e instructor del Centro de Adiestramiento de la XXI Zona Militar, respondió al llamado del Tecnológico.

Y así recordó el propio Bertín Aguilar que fue el ingeniero Heber Soto Fierro, quien le  pidió sus documentos personales para entregar a la Dirección General de Tecnológicos, mientras trabajaban con las máquinas para construir los primeros espacios:  “A mí me recibió en un cuartito de láminas de cartón que servía como oficina donde empezaron a tramitar los papeles”.  

Su trabajo en la institución, hizo que se crearán los primeros encuentros deportivos internos y que sus estudiantes ocuparon el podium de los triunfadores porque está convencido que una buena formación académica, requiere de un trabajo conjunto y la educación física es indispensable.

Gracias al compromiso de esos académicos, hasta la fecha, generaciones de egresados recuerdan con orgullo a ambos profesores quienes demostraron su pasión por esta institución y por demostrar en las aulas su pasión por enseñar.

Finalmente, Aguilar Pérez, ha sido maestro reconocido por el gobierno del Estado y del municipio y también un ejemplo para muchos profesores que hacen de la educación física, una forma de vida.