CIUDAD DE MÉXICO, 28 de mayo de 2017.- La fuga de cerebros en México ha dado un paso atrás: hace unos años solo uno de cada 10 estudiantes que se iba al extranjero para desarrollar sus habilidades volvía al país; sin embargo, gracias al programa de educación diferenciada y al trabajo de varias instituciones, cinco o hasta seis de esos jóvenes regresan y se quedan en la nación para ejercer su ingenio, según informó el Centro de Atención al Talento (Cedat) en el segundo Congreso Internacional de Sobredotación Intelectual, el cual se realiza desde ayer y hasta hoy en la CdMx.

En entrevista para Milenio, Andrew Almazán Anaya, director del área de Investigación y Psicología del Cedat,  detalló en la reunión —en la que estuvieron presentes naciones como EU, China y Tailandia, entre otros— que antes, en México, un niño genio se iba del país debido a la desesperación que sentían al no encontrar oportunidades; sin embargo, “lo que hacemos ahora es retener el proceso al dárselas”.

La educación diferenciada es un programa especial de estudios al que solo pueden acceder niños con un cociente intelectual igual o mayor a 130 puntos (medido por un test psicométrico). Este plan educativo consiste en más de 2 mil horas de estudio al año, superando en 90 por ciento de horas a la educación tradicional en México y en 80 por ciento a la de Corea del Sur.

Más información Milenio